Colau amenaza con expropiar pisos vacíos a los grandes tenedores

El Ayuntamiento de Barcelona advierte a los propietarios de 194 pisos vacíos que serán expropiados si no los alquilan antes de un mes

El Ayuntamiento de Barcelona amenaza a cerca de 200 propietarios de pisos con la expropiación si no los ponen en alquiler antes de un mes. El gobierno de Ada Colau ha lanzado esta advertencia a los grandes tenedores de viviendas que las han mantenido vacías durante más de dos años.

Pese a las limitaciones del mercado de alquiler a causa de la pandemia de coronavirus, el ayuntamiento de Colau tan solo les da un plazo de un mes para alquilar o, como mínimo, para iniciar el proceso de alquiler. En caso contrario, se arriesgan a ser expropiados.

En rueda de prensa, la concejal de Vivienda, Lucía Martín, explicó que han puesto en marcha un mecanismo previsto en la ley catalana 17/2019 que hasta ahora nunca se ha utilizado.

La expropiación, si se acaba llevando a cabo, se resolvería en medio año y afectaría tanto al uso como a la propiedad del inmueble, a diferencia de las expropiaciones hechas hasta ahora, que solo repercutían en el uso.

La ley también establece que se pagaría por la expropiación la mitad del valor del piso, que pasaría a formar parte del parque de vivienda pública de la ciudad.

La mitad de los pisos son de la SAREB

Los 194 pisos que recibirán la misiva son propiedad de 14 grupos inmobiliarios. El más afectado es la SAREB, con un centenar de inmuebles.

Martín precisó que los 14 grandes grupos propietarios que recibirán la misiva no se librarán del proceso expropiatorio solo por poner los pisos en alquiler. Deberán demostrar que la vivienda ya está alquilada o con los trámites iniciados para ser alquilada para evitar la expropiación.

Se han enviado cartas a los propietarios de 194 pisos, pero hay otros 232 (hasta alcanzar los 426) en la misma situación: todos ellos aparecen inscritos como vacíos y sin uso social en el registro de la Agenda de la Vivienda de Cataluña (AHC, por sus siglas en catalán).

La concejal Martín indicó que, más adelante, enviarán cartas hasta completar la totalidad de las 426 viviendas vacías en la ciudad de Barcelona, propiedad de 24 sociedades diferentes.

En un comunicado, el Ayuntamiento advierte que si estas viviendas no se ponen en alquiler, la ley les habilita para emprender medidas sancionadoras. Estas pueden ser, por un lado, multas coercitivas y, por otra parte, el inicio de procesos de expropiación forzosa o la cesión obligatoria de las viviendas por parte de las propietarias.