Colau asigna su plan de dentista público a una empresa municipal sin experiencia sanitaria

El ayuntamiento de Barcelona traspasa a Foment de Ciutat la gestión de su odontólogo, compañía encargada del plan de barrios de la ciudad con entornos socioeconómicos complejos

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante el pleno extraordinario del Ayuntamiento de Barcelona. EFE/Quique García

Nuevo capítulo en el dentista público de Colau. El pleno del ayuntamiento de Barcelona ha decidido que el servicio de odontología que presta el consistorio para personas con dificultades pase a gestionarse por la empresa municipal Foment de Ciutat, encargada del plan de barrios de la ciudad y sin experiencia en gestión de temas sanitarios.

Una propuesta que se ha votado en el pleno del ayuntamiento del 26 de noviembre solo con los votos a favor de los partidos que forman el gobierno municipal –Barcelona en Comú y el PSC–. El dentista público estaba gestionado por Barcelona Serveis Municipals, otra compañía del propio consistorio, tampoco prevista para abordar temas de salud.

Una decisión que ha inquietado a otros grupos, ante las dudas que genera que el consistorio barcelonés pueda prestar este servicio, puesto que las competencias en esta cuestión dependen de la Generalitat, pero también del ministerio de Sanidad, que es quien debería incluir a la salud bucodental como otro servicio más del sistema público de salud.

El Ayuntamiento insiste en la necesidad del dentista

La concejal de Salud, Envejecimiento y Cuidados del consistorio, Gemma Tarafa, ha defendido la necesidad del cambio de operador a Foment de Ciutat por su experiencia en el distrito de Ciutat Vella y en otros distritos con entornos socioeconómicos llenos de dificultades, como Nou Barris.

“El ayuntamiento de Barcelona ha trabajado la accesibilidad al dentista a tres niveles. Hay un 12% de la ciudadanía que no va nunca al dentista porque no se lo puede pagar. Esto antes de la situación de la pandemia, imagínense ahora. Y más de un 60% dice que tiene muchas dificultades para poder ir”.

Tarafa, que ha reconocido que el dentista municipal de Colau está en vía judicial y que hubo una “primera sentencia desfavorable”, ha insistido en la necesidad de seguir prestando este servicio y espera que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) le dé la vuelta.

Un dentista en manos del TSJC

ERC, que en los últimos días ha pasado de principal partido de la oposición a muleta de Colau para tirar adelante los presupuestos municipales de 2022 dentro del intercambio de cromos entre Aragonès y la primera edil de la capital catalana, ha decidido abstenerse ante la falta de seguridad jurídica que, a su juicio, blinda este servicio municipal.

Una opinión que comparte Junts, el otro partido que también ha optado por la abstención a este trámite. Quienes han votado en contra han sido Cs, Barcelona pel Canvi y el PP. Los partidos de la oposición han acusado a Colau de competencia lesleal, de falta de competencia y de la existencia de la colaboración público-privada para acceder al servicio.

El dentista público de Colau está ahora mismo en manos de la justicia. El TSJC debe resolver ahora el recurso tras la sentencia desfavorable del juzgado contencioso-administrativo número 7 de Barcelona en mayo de 2021, que declaró nulo el acuerdo a raíz de una denuncia del Colegio de Odontólogos de Barcelona.

En cuanto a Foment de Ciutat, es una empresa pública municipal que se encarga de coordinar el plan de barrios de Barcelona. Este programa pretende “lucha contra las desigualdades a varios barrios de la ciudad desde una visión global e interdisciplinaria y que actúa de manera integral en 16 barrios de Barcelona”.