ERC pone precio a su ‘sí’ a los Presupuestos

Los republicanos colocan sobre la mesa cambios en infraestructuras, pensiones, universidades, audiovisual y memoria democrática para ceder de nuevo su apoyo al Gobierno

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, durante la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso de los Diputados. EFE/Chema Moya

Esquerra Republicana continúa instalada en su rechazo al proyecto de los Presupuesto Generales del Estado (PGE) que ha ideado el Gobierno. La formación independentista ha advertido que no se ha producido todavía ningún avance en las negociaciones parlamentarias, aunque ya ha dejado caer varias claves para decantar la balanza en el debate definitivo.

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha advertido que no van a colocar “líneas rojas” en las conversaciones con el Partido Socialista y con Unidas Podemos, pero que solo votarán a favor de las cuentas si se recogen algunas de sus propuestas. “Esquerra intentará utilizar toda la fuerza negociadora, 13 diputados, para que pasen cosas”, ha afirmado en rueda de prensa.

Con el ‘no’ adelantado ya de toda la bancada de la derecha, el Ejecutivo tendrá que tirar de sus por excelencia de la investidura si quiere alcanzar una mayoría en el Parlamento. Esquerra Republicana (ERC), el Partido Nacionalista Vasco (PNV), Compromís, Más País o Bildu juegan de nuevo un papel decisivo para materializar las cuentas de la recuperación tras el coronavirus.

Las inversiones en infraestructuras, el blindaje del catalán en la futura Ley del Audiovisual, la reforma de las pensiones, los cambios en el modelo de universidades o el contenido de la Ley de Memoria Histórica son algunas de las condiciones que los republicanos han colocado ya sobre la mesa para conceder por segundo año consecutivo su voto. Lo único que no entrará en la ecuación son los contenidos que ya se están discutiendo en la mesa de diálogo.

Esquerra aspira a blindar las producciones audiovisuales en catalán

Una de las líneas de negociación que ERC ha ideado pasa por garantizar en la futura Ley del Audiovisual que un volumen de las producciones se realicen en las lenguas cooficiales del Estado para blindar específicamente el catalán. “Hay que proteger el sector audiovisual por razones obvias”, ha recordado de nuevo Rufián.

El propio ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha recogido ya el guante de esta petición y se ha comprometido en varios medios de comunicación a dar un peso específico al resto de lenguas en la normativas. Eso sí, no ha aclarado si la decisión implicará el establecimiento de un porcentaje fijo de las grabaciones que se deberán realizar en catalán.

La cesión de Rodalies se cuela en la negociación presupuestaria

Otro de los puntos calientes de las negociaciones se centra en conseguir la cesión de la competencia para gestionar el servicio de trenes de cercanías de Rodalies. La Generalitat ha aprovechado la reciente huelga de maquinistas de Renfe para resucitar de nuevo al Gobierno de España que traspase a Cataluña esta actividad.

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ya mostró su compromiso en el Congreso para discutir esta medida, aunque afeó a los dirigentes independentistas que hubieran instrumentalizado las movilizaciones de los trabajadores. Además de abrirse a la cesión, también se ha puesto sobre la mesa una partida de cerca de 3.000 millones en los Presupuestos para reforzar las infraestructuras catalanas.

Esquerra se ha alineado en esta petición con Junts, aunque ha querido marcar otro perfil político para diferenciarse de sus socios en el Govern que siguen enfrascados en la ampliación del Aeropuerto de El Prat. “Estoy convencido que la gente está mucho más pendiente del cercanías que coge cada día que del avión que coge de vacaciones”, ha enfatizado Rufián.

ERC quiere utilizar los Presupuestos para declarar como ilegal el Franquismo

Esquerra también quiere aprovechar su potencial negociador en los Presupuestos para meter mano a la futura Ley de Memoria Democrática. Los republicanos quieren introducir una serie de reivindicaciones históricas en la hoja de ruta del Gobierno para asegurarse, por ejemplo, de que se califica el Franquismo como un régimen “ilegal” en España.

La formación republicana también aspira a que la futura ley haga una mención especial a “la responsabilidad de la cúpula de la Iglesia católica como colaboradora necesaria del Régimen franquista”, después de los intentos fallidos de Joan Tardá para imponer la visión de ERC en la última reforma que se debatió en 2007.

Son cosas de primero de antifascismo que no ha habido manera de lograr”, ha lamentado Rufián.

Pensiones y universidades entran en la pugna de los Presupuestos

Rufián ha advertido otros dos motivos clave en las conversaciones con el Gobierno: las pensiones y las universidades. La formación independentista ya adelantó antes del verano su rechazo al proyecto para reformar el sistema de la jubilación que había ideado el ministro de Seguridad, José Luis Escrivá, porque consideraba que repercutía negativamente sobre los trabajadores.

ERC también ha presentado ya una enmienda a la totalidad para la Ley de Convivencia Universitaria, diseñada por Joan Castells. Los republicanos han introducido algunas propuestas de cambio como la derogación del reglamento universitario de 1954, aprobado durante el Franquismo o el refuerzo de los derechos y deberes de los estudiantes.

A la espera de cómo se resuelvan estos dos debates, cada negociación cuenta en los cálculos de ERC para sumarse a los Presupuestos. “Todo esto puede favorecer o no a la hora de sentarse a negociar con un Gobierno la ley más importante de todas que son los Presupuestos”, ha sentenciado Rufián.