El Gobierno garantiza la celebración de las elecciones catalanas en estado de alarma

El real decreto publicado en el Boletín Oficial del Estado autoriza la celebración de comicios autonómicos bajo la influencia del estado de alarma

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este domingo el real decreto por el que se aprueba la declaración del estado de alarma en todo el país para llevar a cabo las restricciones para combatir la pandemia de coronavirus. Una herramienta jurídica que no impedirá la celebración de las próximas elecciones catalanas.

El Gobierno ha tenido en cuenta la proximidad de los comicios en Cataluña y ha incluido una cláusula en el artículo 15 de la normativa para evitar que esta medida drástica que afecta a los derechos fundamentales de los ciudadanos ponga en riesgo el transcurso de la jornada electoral.

“La vigencia del estado de alarma no impedirá el desenvolvimiento ni la realización de las actuaciones electorales precisas para la celebración de elecciones convocadas a parlamentos de comunidades autónomas”, reza el texto.

De esta forma, Pedro Sánchez se garantiza el futuro desarrollo de las elecciones en las que se elegirá al nuevo presidente de la Generalitat, tras la inhabilitación de Quim Torra por negarse a retirar una pancarta de apoyo a los presos del procés durante la última campaña electoral. Una decisión que avaló de forma definitiva el Tribunal Supremo.

Cataluña celebrará las elecciones el 14 de febrero

Las elecciones están previstas para el próximo 14 de febrero, por lo que previsiblemente se enmarcarán todavía bajo el funcionamiento del estado de alarma en todo el país. El Gobierno pretende que el real decreto esté vigente hasta el 9 de mayo, si consigue el apoyo parlamentario de los grupos del Congreso de los Diputados para prorrogarlo más allá de los primeros 15 días. 

La decisión de garantizar los comicios es también un paso decidido para evitar un nuevo motivo de confrontación con los partidos nacionalistas catalanes (ERC y JxCat), cuya representación en la Cámara Baja puede servirle al Gobierno para sumar apoyos en el debate sobre el mantenimiento del estado de alarma. Una opción que puede aparecer sobre la mesa si no consigue finalmente el visto bueno del Partido Popular. 

Pedro Sánchez ha anunciado esta tarde la puesta en marcha de esta medida para combatir la crisis sanitaria del coronavirus. El instrumento jurídico facilitará la implantación de un toque de queda en todo el país, entre las once de la noche y las seis de la mañana. Además dará poder a las comunidades autónomas para decretar confinamientos perimetrales, tanto en municipios como en los propios límites de sus regiones.