Hoffman: “El Mobile World Congress de 2013 batirá récords”

stop

La nueva edición de la feria del móvil en Barcelona espera superar los 301 millones de euros de impacto económico del año anterior

John Hoffman, director de GSMA - EFE/ Marta Pérez

23 de enero de 2013 (14:44 CET)

Barcelona se convierte otra vez en el epicentro de la tecnología móvil. El 25 de febrero da el pistoletazo de salida una nueva edición del Mobile World Congress (MWC), que durará cinco días. El presidente de la todopoderosa patronal del sector (GMSA), John Hoffman, con corbata del FC Barcelona, ha prometido este miércoles en la presentación del evento que este congreso “batirá récords”.

La primera cifra que prevé pulverizar es el impacto económico que el evento supone para la capital catalana, que el año pasado alcanzó los 301 millones de euros. Además, generó 6.500 empleos temporales en su preparación y desarrollo.

Los más de 70.000 visitantes que se esperan (otro récord, si se confirma) irán esta vez al recinto que Fira Barcelona tiene en Hospitalet del Llobregat (Barcelona). En este espacio se ganan metros y puede acoger a unas 1.500 compañías del sector (133 españolas). “Esperábamos llenar el recinto en tres años, pero lo hemos conseguido en el primero”, reconoce el presidente del GSMA.

Refuerzo de comunicaciones

Los organizadores también han centrado sus esfuerzos en mejorar las comunicaciones. De todo tipo. Desde optimizar la red de transporte público para llegar al recinto ferial del Hospitalet hasta las propia conectividad de la ciudad.

En la feria se ha preparado una red wifi con 270 puntos más de los que había en Montjuïc. Llegarán a los 300, por lo que se espera resolver uno de los puntos débiles del evento. También se trabaja para implementar en el máximo de lugares posibles las tecnologías que se presentan en el MWC. Como poder acceder a la red de transporte público con un sistema parecido al NFC (pagar sin tener que comprar un título de transporte público) o entrar en el recinto ferial, entre otros, para evitar las colas.

Capital del móvil

La edición de este año es la primera que se hace con Barcelona como capital mundial del móvil. Aunque en la presentación del congreso no se ha hecho ninguna mención a este título, que comporta un calendario lleno de actos relacionados con esta tecnología e iniciativas empresariales, los implicados en el proyecto prometen noticias “en pocos días”.

Hay muchas expectativas puestas en la feria y el equipo de Hoffman promete no defraudar. Por el momento, además del incremento de expositores, ha anunciado un calendario de conferencias y sesiones de trabajo para poner el foco en el futuro del sector. Ahora, hay 25.000 millones de dispositivos móviles conectados en todo el mundo, “pero esperamos que en 2020 lleguen a los 2.000 billones”, afirma el director de márketing de la asociación de operadoras, Michael O'Hara.

Foros y conferencias

En los foros, se debatirá sobre grandes temas que están sobre la mesa: la seguridad en las comunicaciones móviles, la información que está en el cloud y la necesidad de tener “una sola plataforma tecnológica útil para todo el mundo”, en palabras de O'Hara. Es decir, el espectro unificado o LTE (“las siglas son lo de menos”, afirma el directivo).

En cuanto a las conferencias, el MWC reúne a todos los grandes del sector con voz y voto en los próximos años. Estarán presidentes de operadoras, Telefónica (César Alierta) y Vodafone (Vittorio Colao); los máximos directivos de fabricantes como Ericsson (Hans Vestberg) y Nokia (Stephen Elop); o el consejero delegado de Mozilla Corporation, Gary Kovacs, y el de Dropbox, Drew Houston.

Aplicaciones


Los desarrolladores de aplicaciones también tendrán más espacio para mostrar sus novedades. En los próximos años tendrán cada vez más importancia. El prestigioso analista de CCS, Ben Wood, ha afirmado en la presentación del MWC de 2013 que las descargas llegaron el año pasado a los 53 billones de aplicaciones, estiman que esta cifra incremente “hasta los 150 millares en 2016”. Además, en campos como el e-health (sanidad 2.0), cobrará cada vez más importancia los accesorios para que puedan funcionar.

Para Wood, el futuro inmediato pasa por tener cada vez más dispositivos conectados a la red (reclama la colaboración de las administraciones para mejorar los sistemas de conectividad), con múltiples pantallas, mejores tarifas y con el predominio del sistema operativo Android. Passará la mano por la cara a iOS, “cuando solo dos años antes era todo Apple”, opina Wood. De hecho, la compañía de la manzana ha sido una de las grandes ausentes en el congreso. Prefieren los eventos propios para presentar sus productos y servicios.

Los protagonistas se encargarán de ratificar o desmontar la previsión de Wood en un mes, en Barcelona.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad