Imagen de archivo de Jeff Bezos, fundador de Amazon. Foto: EFE/CB

La nueva metida de pata de Amazon que avergüenza a Jeff Bezos

stop

Un informe denuncia la venta de productos racistas y xenofóbicos en Amazon, y demanda que Jeff Bezos tome acciones para detener el odio en la plataforma

Barcelona, 08 de julio de 2018 (17:16 CET)

La difusión de un informe titulado "Cómo las plataformas de Amazon son usadas para esparcir la supremacía blanca, el antisemitismo y la islamofobia" no es una buena noticia para Jeff Bezos.

El documento, preparado por dos fundaciones para combatir el racismo, exclama que "la amplitud de los negocios de Amazon, combinada con sus políticas débiles e inadecuadamente aplicadas" facilita la divulgación de mensajes de odio.

Los investigadores acusan una permisividad en la plataforma minorista de Bezos por medio de la que los "grupos de odio" pueden fácilmente promover "el odio y la violencia" mediante la venta de "símbolos e imágenes" que incitan al racismo.

Amazon vende pijamas para niños del Ku Klux Klan

Entre los productos pro supremacía blanca que encontraron en Amazon incluso hay productos infantiles con enseñas de la ideología del odio. Por ejemplo, en la tienda online se puede comprar una pijama para niños con el símbolo de la cruz en llamas característico del Ku Klux Klan.

El informe no se limita únicamente a las prendas de moda para niños. También reclama la inclusión en la tienda de decenas de libros de la editorial nacionalista blanca Counter-Currents, autopublicados mediante la plataforma editorial de Amazon.

Uno de los libros más controversiales es uno de literatura infantil con autoría de George Lincoln Rockwell, fundador del partido nazi de EEUU, cuya obra es criticada en EEUU por promocionar la xenofobia.

"Amazon tiene una historia de respuesta lenta, o de no responder del todo, a la presión pública"

Las normas de Amazon prohiben la venta de productos que "promueven o glorifican el odio, la violencia y la intolerancia racial, sexual o religiosa", pero el documento también afirma que la compañía de Bezos no suele responder rápidamente, o del todo, a las presiones por los productos conflictivos que tiene en venta.

"O Amazon no define como ofensivos los productos resaltados en este informe o, contrario a sus reglas, no aplica consistentemente sus propias normas", dice el texto, además de señalar que la empresa "ha sido reactiva, no proactiva, en su respuesta al uso de su sitio por vendedores ambulantes de odio".

Los investigadores recomiendan a Bezos tomar unas cuantas medidas para solucionar el problema, como adoptar una posición pública clara contra los movimientos de odio y sus ideologías, y hacer un "compromiso público de no lucrar con el odio".

Amazon responde: "Los proveedores externos deben seguir nuestras directrices; de lo contrario están sujetos a acciones rápidas"

"Amazon tiene el derecho de determinar lo que vende, publica y ayuda a entregar. Como una corporación rica, tiene los recursos para garantizar que sus políticas se cumplan, y tiene la responsabilidad ética y moral de dejar de transmitir odio al mundo", concluye el informe.

Un portavoz de la compañía respondió a las críticas con la tibieza que denuncia el informe: "Los proveedores externos que utilizan nuestro servicio de Marketplace deben seguir nuestras directrices y quienes no lo hacen están sujetos a acciones rápidas, incluida la posible eliminación de sus cuentas".

----

El informe (en inglés) está disponible aquí.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad