Los nuevos actores del inmobiliario español confían en el mantenimiento del ciclo alcista del ladrillo. Construcción de vivienda nueva en el parque de Madrid Rio, en junio de 2016. REUTERS/ED/archivo

El nuevo inmobiliario español activa los resortes para más compras

stop

Los nuevos actores del inmobiliario español confían en el mantenimiento del ciclo alcista del ladrillo y anticipan más compras corporativas

Economía Digital

Los nuevos actores del inmobiliario español confían en el mantenimiento del ciclo alcista del ladrillo. Construcción de vivienda nueva en el parque de Madrid Rio, en junio de 2016. REUTERS/ED/archivo

Barcelona, 14 de junio de 2017 (17:00 CET)

Los datos macroeconómicos son buenos, y también las cifras de compraventa de viviendas. Aunque tardó más tiempo que otros sectores en recuperarse, probablemente por su sobredimensión previa a la crisis, tal y como señaló hace pocos días el secretario de Estado de Presupuestos Alberto Nadal, el ladrillo español muestra desde hace meses una robustez que pocos esperaban. Quizás solo los propios actores implicados, que siguen el día a día de su evolución, y que anticipan un cierre del ejercicio igual de optimista.

“El mercado y el interés inversor siguen evolucionando favorablemente en los primeros meses de 2017. De acuerdo con los datos económicos, creemos que esta será la tendencia también para el segundo semestre del año”, explica Eduard Mendiluce, consejero delegado de Anticipa, uno de los gestores inmobiliarios más jóvenes y también más activos del mercado en los últimos meses.

El stock de viviendas todavía en manos de los bancos es un factor añadido que anticipa además nuevas operaciones corporativas, a un mayor ritmo que en los primeros meses del año. “Las entidades financieras siguen teniendo un elevado volumen [de inmuebles] que esperemos salga al mercado con mayor rapidez que en el primer semestre”, asegura Mendiluce.

Para este directivo, la banca tiene razones de sobra para acelerar el ritmo de ventas. “El saneamiento de estos activos es muy intensivo en tiempo y proceso”, por lo que consumen “una parte relevante de recursos que podrían dedicarse a actividades core” de estas entidades, apunta.

“El mercado y el interés inversor siguen evolucionando favorablemente en los primeros meses de 2017", apunta Eduard Mendiluce

Subida de precios y transmisiones

Los datos del sector apuntan en esta buena dirección. El primer trimestre de 2017 registró una subida del 7,7% en el precio de la vivienda, encadenando así ocho trimestres consecutivos de alzas. También las compraventas mantienen la buena tendencia, con un repunte además de las transacciones de vivienda nueva.

Dentro de este contexto mercado no espera una ralentización de la demanda de cara al cierre del año. Al contrario. “Estamos convencidos de que las cifras serán muy superiores a las del año pasado, ya que el apoyo de nuevo de las instituciones financieras a la compra de vivienda impulsará este crecimiento”, apunta Marcos Beltrán, responsable del departamento comercial de Altamira, la antigua inmobiliaria de Banco Santander.

El primer trimestre de 2017 registró una subida del 7,7% en el precio de la vivienda, encadenando así ocho trimestres consecutivos de alzas

Contexto favorable

Desde el sector inmobiliario se es consciente que hay que aprovechar el viento de cola de la recuperación económica, avalada por datos macroeconómicos como el crecimiento del PIB (+8% en el primer trimestre del año) y la paulatina mejora de las cifras de empleo.

Desde Anticipa, por tanto, no prevén factores de riesgo a corto plazo. Aunque advierten de la importancia de la seguridad jurídica en los distintos ámbitos que rodean el mercado hipotecario e inmobiliario. “Básica para mantener la confianza de la inversión”, concluye Mendiluce.