España necesita 2,5 millones de empleos para garantizar las pensiones. EFE

España necesita otros 2,5 millones de empleos para garantizar las pensiones

stop

La hucha de las pensiones, con 15.000 millones, está bajo mínimos. Una situación lejana a la de hace cinco años

Barcelona, 30 de junio de 2017 (06:55 CET)

El Gobierno ha revelado lo evidente: el Fondo de Reserva está abocado a agotarse. Como medida paliativa, el Ejecutivo ha optado por pagar a crédito la 'extra' de las pensiones. Sin embargo, no ha podido evitar, de nuevo, echar mano de 3.500 millones de euros de la hucha de las pensiones para completar todo el pago. Actualmente sólo quedan 15.000 millones, una cantidad muy lejana a los 60.000 que acumulaba en 2011.

Con las cifras en la mano, la solución pasa por aumentar los ingresos por cotizaciones sociales. Para ello, harían falta muchos más puestos de trabajo. Pero, ¿cuántos empleados más serían necesarios? Para saberlo, hay que tener en cuenta la base media de cotización, fijada aproximadamente en 1.925 euros brutos mensuales, y el tipo de cotización por contingencias comunes, el que se destina a pagar las pensiones (28,3%).

Con todo, para cubrir los 17.000 millones de déficit que este año ha registrado la Seguridad Social deberían incorporarse al mercado 2,5 millones más de trabajadores. Todos ellos aportarían 6.537 euros al año para este fin.

La Seguridad Social tiene un déficit cercano a los 17.000 millones

Obtenido el cálculo, cabe analizar la situación. El desequilibrio se debe a dos tendencias cruzadas. Por un lado, y ya mencionada, la falta de ingresos, que ha ido cayendo con el inicio de la crisis y ha remontado en los últimos años. No obstante, lo ha hecho de manera ralentizada por la devaluación salarial, el aumento de la temporalidad y la afiliación a tiempo parcial. 

La partida de gasto, el verdadero problema

La creación de empleo no es suficiente. El gasto crece más rápido y agrava el margen entre ambos indicadores. En concreto, el pasado año el crecimiento de esta partida era del 3,7%, frente al 1,3% de los ingresos.

Las causas están en la bomba demográfica que hay en España. El envejecimiento de la población sostenido en el tiempo ha agrandado el agujero con más pensionistas y pensiones más caras. En nueve años – desde 2007 a 2016– el coste medio mensual de una pensión ha pasado de 679 euros a 903. Asimismo, durante el mismo periodo, el número de pensionistas ha crecido en más de un millón, pasando de los 8,3 que había hace nueve años a los 9,4 registrados en 2016.

Es por eso que la partida de gastos no deja de batir récords. El último fue el pasado martes, cuando la el Ministerio de Empleo comunicó que en junio de este año se han destinado 8.747,5 millones a pensiones contributivas, el 3,02% más que en el mismo mes de 2016 y que supone un máximo histórico.

De la misma forma lo reflejan los presupuestos generales del Estado de este año, que cifran en 139.647 millones de euros la partida de las pensiones. En suma, 4.000 millones más que en las anteriores cuentas y que suponen un aumento del 3,1%.

Malas proyecciones

Llegados a este punto, diferentes organismos han enfatizado en la importancia de contener el gasto y no tanto en la de aumentar ingresos. Fedea, a través de su informe Medidas para restaurar (o no) la sostenibilidad financiera de las pensiones, asegura que “el pleno empleo sumado al escenario demográfico más optimista podría ser insuficiente”.

El trabajo alerta de que las medidas que tradicionalmente se ofrecen para solucionar el déficit del sistema, como aumentar los salarios, subir cotizaciones e impuestos para financiar las pensiones, podrían quedar en papel mojado dado el desfase entre ambas partidas.     

El freno del gasto termina teniendo más impacto que la subida de ingresos, según los analistas

El relato sigue una línea similar a la del Banco de España. Según el informe que presentó el pasado enero, la creciente tasa de dependencia --ratio de jubilados sobre las personas en edad de trabajar-- y las actuales previsiones de evolución del empleo, pueden terminar experimentando “una disminución significativa de la tasa de sustitución” o, dicho de otro modo, en el porcentaje del salario que representa la pensión.

Así se ha vaciado la hucha de las pensiones

La retirada de los 3.514 millones de euros del Fondo de Reserva para completar la paga de verano es el enésimo capítulo.

Actualmente, los 15.020 millones que quedan en el fondo de contingencia son a precio de adquisición, mientras que a precio de mercado --medida la rentabilidad-- la cifra ascendería a 15.200 millones. Con esta retirada, la hucha de las pensiones se reducirá hasta los 11.602 millones de euros.

El Fondo de Reserva alcanzó su máximo histórico en 2011. A partir de ese momento, empezó la retirada de fondos

La situación dista mucho de la de años anteriores. En 2009, la hucha de las pensiones llegó a los 60.022 millones de euros y dos ejercicios después acumuló un máximo histórico de 66.815 millones. Sin embargo, a partir de ese año la hucha de las pensiones empezó a reducirse. Después de llevar a cabo la operación anunciada, se habrá liquidado el 80% del importe con el que contaba hace un lustro.