Agbar ordena sus concesiones

stop

El grupo crea nuevas sociedades que operan en las comunidades en las que tiene presencia

Ángel Simón, presidente de Agbar

07 de noviembre de 2013 (19:45 CET)

Aguas de Barcelona (Agbar) ha decidido poner en orden su casa. Ha culminado un proceso de reestructuración de las sociedades que controla para organizar las concesiones de servicio bajo una premisa: la territorialidad.

El primer paso que ha dado la gestora dirigida por Ángel Simón es la reducción de capital social de su empresa más conocida en el territorio de referencia, Sorea, a raíz de una escisión de actividad. La operación ha alcanzado los 107,5 millones de euros, dejando una capitalización resultante en esta compañía de casi 78 millones de euros, según datos del Registro Mercantil. Ahora, Sorea se encarga exclusivamente de gestionar las concesiones de agua de Agbar en Catalunya.

Sociedad patrimonial

Esta sociedad es una más de las que controla Aquadom, Concesiones Iberica. La cúpula de Agbar creó esta empresa con el objetivo de ser la patrimonial de todas las filiales locales de España. Está presente en 11 áreas o demarcaciones geográficas.

La empresa de Catalunya es la más importante, por volumen de negocio, aunque tiene una presencia destacada en Castilla y León y Castilla la Mancha (Aquona) o Asturias (Asturagua).

Auqadom también es el único accionista de las sociedades Hidrobal, que opera en Baleares; Canaragua, Islas Canarias; Hidrogea, Murcia; Hidraqua, Comunitat Valenciana; Aquanex, Extremadura; Viaqua, Galicia; Aquarbe, la región del norte (Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja); y Aquara, Aragón.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad