Alemany entrega su herencia: el beneficio de Abertis sube el 8,8%

stop

Los ingresos fuera de España y las plusvalías por las ventas de Atlantia y de los negocios de aparcamiento y logística salvan el último ejercicio antes del relevo en la cúpula de la compañía

El presidente de Abertis y del Carec, Salvador Alemany./EFE

23 de febrero de 2012 (09:11 CET)

Salvador Alemany se despide de Abertis presentando un resultado que probablemente satisfará al accionista, puesto que se desprenderá un dividendo que, agregando pagos a cuenta, complementarios y retribución en especie habrá rentado el 14% en un año. El presidente de la multinacional catalana dejará el cargo, previsiblemente tras el próximo consejo a celebrar el 27 de marzo, siendo fiel a su estilo.

La estrategia relativa a los inversores, que como dijo Alemany en el último encuentro con accionistas “es perfectamente conocida y tradicional”, podrá renovarse gracias a las plusvalías que han dejado las ventas de Atlantia y de los negocios de aparcamientos y logística. Ello sumado a la actividad recurrente procedente del exterior arroja 720 millones en ganancias, es decir el 8,8%. El ebitda creció el 1,9% hasta los 1.533 millones de euros, más de la mitad proviene del mercado internacional.

La herencia que Alemany entregará al consejero delegado, Francisco Reynés, que tomará el relevo, está, sin embargo, envenenada. Cada vez quedan menos activos no estratégicos para vender con lo que 2012 será un año que podría deparar alguna sorpresa para los accionistas.

El nuevo presidente de la concesionaria deberá potenciar la presencia exterior y seguir con la política de contención de gasto, senda que él mismo ha dibujado. Por un lado, destaca el comportamiento del tráfico de autopistas en Francia ( 1,2%) y América ( 5,3%), y por el otro, los gastos de explotación de toda la actividad se redujeron el 3,2%.

La cifra del negocio aeroportuario mejoró el 5%, en un año de recuperación general de la actividad.

La cruz de la moneda la siguen dibujando el mercado español, donde el tráfico de las autopistas cayó el 6%, y el negocio de telecomunicaciones, que se dejó un 7% debido a los ingresos extraordinarios de la división cosechados en 2010.

A golpe de dividendo

La próxima junta de accionistas desgranará el balance, aunque Alemany ya ha puesto las cartas encima de la mesa. Quiere que el Consejo de Administración proponga un dividendo complementario de 0,36 euros y una ampliación de capital liberada de una acción nueva por cada 20 antiguas. Teniendo en cuenta el pago anticipado por acción realizado en julio, los accionistas habrán percibido 1,73 euros ( 14%) en total por título que suponen un desembolso de 1.342 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad