Alstom despedirá a la mitad de la plantilla de Santa Perpètua de Mogoda 

stop

RECONVERSIÓN INDUSTRIAL

Tren fabricado en Santa Perpètua de Mogoda

23 de junio de 2011 (16:23 CET)

El grupo ferroviario Alstom ha presentado este jueves al mediodía un ERE de rescisión de empleo que afecta al 50% de la plantilla. Los franceses quieren prescindir de 390 personas de Santa Perpètua de Mogoda alegando que es la única forma para cubrir el agujero que hay en la carga de trabajo de la factoría.

Ante la medida, UGT y CCOO ya han anunciado que convocan una huelga indefinida en la factoría. Ambos sindicatos defienden que con el expediente temporal que ya está en marcha se puede cubrir el gap de productividad. La regulación actual finaliza en septiembre de 2012 y prevé una reducción de jornada de hasta el 70% de la plantilla. Unas condiciones que facilitan la viabilidad del grupo, que tiene encargos comprometidos a partir de esa fecha: el metro de Panamá, el de Santo Domingo y una pequeña parte de la L9 de Barcelona, tal y como recuerdan los sindicatos.

Además de parar la actividad, exigen al grupo francés que defina el modelo productivo del futuro y que entonces decida cuánta gente necesitará. “Con toda seguridad, una plantilla como la actual. Muy lejos de la que pretende la empresa”, afirma UGT en un comunicado. Asimismo, defiende que el ERE no es otra cosa que “la desaparición a corto plazo de la industria ferroviaria en Catalunya".

ERE desde marzo

El expediente que han presentado este jueves ya estaba preparado desde marzo. Entonces, la dirección anunció un repliegue del grupo hacia Francia que comportaría de entrada el despido de 1.380 empleados de los centros de trabajo de Alemania, Italia y España.

En los últimos tres meses han negociado la regulación con la Federación Europea de Trabajadores del Metal (FEM), con quien tenía un acuerdo para proteger la ocupación y mejorar la competitividad del sector ferroviario europeo. Finalmente, Alstom ha asegurado que los bajos pedidos que realizan los operadores europeos no son suficientes para mantener el ritmo de actividad actual. No ha dicho nada de cerrar las factorías de fuera de Francia, aunque los sindicatos temen que este sea el siguiente paso que realice la empresa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad