Antoni Abad (tercero por la izquierda) con miembros de la ejecutiva de la Cecot en el tradicional brindis con la prensa por el nuevo año. Abad insiste en que no hay motivos para echar a la Cecot de la patronal Foment del Treball. /ED

Antoni Abad reivindica la autonomía de la Cecot dentro de Foment

stop

El presidente de la Cecot asegura que forman parte y son fieles a Foment del Treball, pese a que les han abierto un expediente de expulsión

Josep Maria Casas

Economía Digital

Antoni Abad (tercero por la izquierda) con miembros de la ejecutiva de la Cecot en el tradicional brindis con la prensa por el nuevo año. Abad insiste en que no hay motivos para echar a la Cecot de la patronal Foment del Treball. /ED

Barcelona, 11 de enero de 2018 (14:12 CET)

El presidente de la patronal vallesana Cecot, Antoni Abad, se mostró “sorprendido” por el expediente que le ha abierto Foment del Treball y que puede acarrear su expulsión como entidad adherida. En el tradicional encuentro con la prensa para hacer un balance de la actividad anual, Abad subrayó este jueves: “Nosotros somos Foment”. Insistió en que son “leales” a la gran patronal catalana que preside Joaquim Gay de Montellà, aunque revindicó la autonomía de Cecot dentro de Foment.

Abad aseguró que Cecot se encuentra a gusto dentro de Foment y que, si se confirmase la expulsión de la organización vallesana, también saldría perdiendo la patronal de Gay de Montellà. “Nuestra lealtad libremente aceptada con Foment es así de sólida”, recalcó. Apostó por la “unidad” y la “colaboración”.

La junta directiva de Foment acordó el lunes pasado abrir un expediente informativo a Cecot. Abad mantiene que tan sólo se aprobó incoarlo, aunque eso no presupone que acabe en expulsión. Añadió que todavía no han recibido el texto del expediente, pero que piensan alegar en el plazo estipulado de quince días para resolver “malentendidos”.

Foment y Cecot estuvieron al borde de la ruptura hace dos años. Entonces evitaron el divorcio con un pacto. Gay de Montellà les acusa de incumplirlo de forma reiterada. La gota que colmó el vaso fue la carta que Abad envió al ministro Luis de Guindos para oponerse al decreto que facilita el traslado de empresas fuera de Cataluña. Desde Foment recuerdan que, tal como establecen los estatutos y el pacto, les corresponde a ellos la interlocución con el Gobierno.

Antoni Abad evita valorar una posible dimisión para salvar el conflicto entre Foment y Cecot

Abad se mantiene en sus trece. Niega que hayan “tensionado” la convivencia entre patronales y subraya que “la buena voluntad” contenida en el pacto de febrero de 2016 está “plenamente vigente”. No obstante, los resultados de la última junta directiva de Foment lo desmienten. Se acordó abrir expediente a los díscola patronal de Terrassa por 42 votos a favor y tan sólo nueve en contra.

Reivindicó la autonomía de acción de Cecot. En este sentido, recordó que habían denunciado junto a otras organizaciones empresariales, entre las que no estaba Foment, a la plataforma Castor. El Tribunal Supremo o les dio la razón.

Abad evitó pronunciarse sobre la posibilidad de dimitir de presidente de la Cecot para evitar la expulsión. Esta alternativa ha sido apuntada desde Foment, aunque no de manera oficial. Abad no sólo se juega la continuidad de Cecot en Foment sinó también la posibilidad de substituir a Gay de Montellà al frente de la gran patronal catalana. Las elecciones serán en diciembre.

Sobre el conflicto político catalán, Abad insistió en la necesidad de diálogo. Recordó una frase que pronunció en octubre en la Noche del Empresario, la fiesta anual de la Cecot a la que asistió Carles Puigdemont y diversos de sus consejeros: “Falla el recurso más básico de la democracia: el diálogo; y la virtud más primordial: la bondad”.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad