Antoni Abad (i) conversa con Josep Oliu, presidente de Banc Sabadell, en un encuentro empresarial. /EFE/Archivo
stop

Foment del Treball abre un expediente para dar de baja a la vallesana Cecot por 42 votos a favor y nueve en contra

Josep Maria Casas

Economía Digital

Antoni Abad (i) conversa con Josep Oliu, presidente de Banc Sabadell, en un encuentro empresarial. /EFE/Archivo

Barcelona, 08 de enero de 2018 (21:27 CET)

Foment del Treball ha reiniciado el trámite para expulsar a la Cecot. La patronal catalana que preside Joaquim Gay de Montellà ha abierto un expediente para dar de baja como asociada a la patronal vallesana que lidera Antoni Abad. La junta directiva de Foment ha acordado este lunes incoar un expediente a la díscola Cecot por 42 votos a favor, nueve en contra y ninguna abstención.

Abad dispone ahora de un plazo de quince días para presentar alegaciones. La junta directiva de Foment decidirá en la reunión del próximo febrero sobre el divorcio entre las dos patronales, que se ha anunciado en repetidas ocasiones aunque nunca se ha llevado a cabo. Si se aprobase, todavía debería ser ratificado por la asamblea general del mes de junio.

En la junta directiva de este lunes, Gay de Montellà expuso los agravios por los cuales reclama la expulsión de Cecot. Considera que la patronal vallesana ha actuado fuera de su ámbito territorial y ha vulnerado el principio de jerarquía. Concretamente, la acusa de incumplir el punto quinto relativo a las normas de funcionamiento interno. En este punto se indica que si alguna de las organizaciones asociadas está interesada en asuntos de ámbito estatal deberá plantearlos a Foment para que, eventualmente, los traslade a la administración del Estado mediante la CEOE-Cepyme.

La gota que colmó el vaso fue la carta que envió la Cecot al ministro Luis de Guindos para protestar por el decreto que facilita el traslado de sedes sociales de empresas fuera de Cataluña. Desde Foment se insiste en que la interlocución con el gobierno central no es un asunto de la patronal vallesana.

Joaquim Gay de Montellà y Antoni Abad llevan su enfrentamiento al terreno personal

Gay de Montellà reprochó a Abad de que no informase a Foment del pleito judicial que le había interpuesto un socio de una de sus empresas. Entiende que debía informar de ello porque así lo establece el código ético de la patronal. En su turno, Abad indicó que un medio había montado una “campaña” en su contra –en referencia a Economía Digital, a la que no mencionó- por un asunto societario que, según dijo, esta sobreseído.

El debate derivó hacia cuestiones personales. Abad lamentó que Gay de Montellà no le respondiera la carta que le envió hace unas semanas sobre las relaciones entre las dos patronales. En enfrentamiento manifiesto entre Gay de Montellà y Abad ha acabado extendiéndose a sus respectivas formaciones.

Entre los nueve miembros que defendieron las posiciones de Abad el más vehemente fue el empresario Albert Colomer, otro de los directivos de Cecot. Colomer lucía un lazo amarillo en la solapa en solidaridad con los consejeros del gobierno de Carles Puigdemont que siguen presos.

Fuentes de los asistentes indicaron que, probablemente, en la junta de febrero se dará de baja a la patronal vallesana, aunque por un margen menor. Otro de los asistentes apunta que votó a favor de que se abriera el expediente, pero que no es partidario de la expulsión.

Antoni Abad quedará apartado de la carrera para presidir Foment si se expulsa a la Cecot

Sorprendentemente, se orillaron las diferencias políticas entre Gay de Montellà y Abad en la junta de este lunes. Nadie las puso sobre la mesa. Cecot forma parte de la Mesa por la Democrácia, una entidad que apoyó los paros convocados el 3 de octubre pasado como protesta por las cargas policiales durante el referéndum del 1-O.

Si finalmente se da de baja a la Cecot, Abad quedará apartado de la carrera para presidir Foment. Él mismo se postuló para el cargo hace más de dos años. Desde entonces se han sucedido tres intentos para expulsar a Cecot. El primero se salvó con un pacto en febrero de 2016 que, según Foment, incumplieron los vallesanos. Este otoño se abrió un expediente informativo, aunque después se retiró por defectos de forma. Ahora se les ha abierto otro expediente.

Foment celebrará elecciones en diciembre de este año. Gay de Montellà no se presenta a la reelección por haber cumplido el máximo de dos mandatos que permiten los estatutos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad