Cacaolat es viable

stop

Los administradores judiciales de la empresa de batidos se centran ahora en normalizar la situación con los proveedores

26 de abril de 2011 (13:14 CET)

El nombramiento de los administradores judiciales que han de gestionar el concurso de acreedores de Cacaolat ha abierto una situación de esperanza para los empleados se la sociedad. En la primera reunión mantenida con los miembros del comité de empresa de la compañía, los dos administradores nombrados por el juez que tramita el concurso de acreedores manifestaron, de forma totalmente no oficial, su confianza en la viabilidad de la empresa, según fuentes laborales.

Una reunión parecida la mantuvieron los mismos administradores el pasado sábado con los representantes laborales de la planta del grupo en Zaragoza.

Los encargados por el juez para velar por la gestión de la empresa mientras se resuelve la situación de Cacaolat son Jorge Lledia, del grupo Deloitte, y Antoni Borràs, experto en concursos de acreedores del bufete Roca i Junyent.

Normalizar

En el primer encuentro se informó de las gestiones realizadas para normalizar la situación respecto a los proveedores. También se habló de las actuaciones que se han iniciado frente a la Seguridad Social para superar los embargos preventivos planteados en la anterior situación fruto de la gestión de los Ruiz-Mateos.

Uno de los problemas que tenía Cacaolat era conseguir materia prima para la confección de tetrabrics y normalizar también el suministro de leche condensada, que hasta el concurso se obtenía de la marca Clesa, también de Nueva Rumasa. Estas dos situaciones eran especialmente críticas en relación a la planta de producción de Utebo (Zaragoza). A pesar de ello, los administradores no descartaron realizar un ERE temporal, que entre otras funciones supondría una reducción de costes a corto plazo. No obstante, los responsables de la empresa confían que en unos 15 días se habrá normalizado el suministro.

Por el momento, los nuevos administradores han ratificado a la dirección técnica de la empresa y en la medida de las posibilidades intentan normalizar el cobro. En las plantas de Barcelona y Parets del Vallès se habría cobrado la mitad de la nómina de marzo por el conjunto de los trabajadores, según la estimación del presidente del comité de empresa, José Miguel Miguel.

Buena percepción

Desde ámbitos sindicales y ciudadanos se apuesta fuerte por que Cacaolat se mantenga, ya que la percepción de los consumidores sobre la marca es muy buena y la cuota de mercado especialmente en Catalunya es muy alta.

Precisamente, la solución del problema jurídico creado a raíz del concurso de acreedores sería un elemento clave para conseguir la entrada de un nuevo inversor, como podría ser Llet Nostra, propiedad de las cooperativas ganaderas catalanas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad