Diseño de la eliminada web de los jamones Trevedul, de Comapa, consultada el 5 de septiembre de 2019 por Economía Digital

Comapa borra el rastro de Trevedul tras el escándalo del jamón polaco

stop

Después de las recientes publicaciones de Economía Digital sobre las trampas de Comapa, la cárnica modifica su web y suprime la del jamón Trevedul

Alessandro Solís

Economía Digital

Diseño de la eliminada web de los jamones Trevedul, de Comapa, consultada el 5 de septiembre de 2019 por Economía Digital

Barcelona, 13 de septiembre de 2019 (16:23 CET)

El proveedor de ibéricos de Carrefour y otras cadenas de supermercados, Comapa, ha eliminado todo rastro de su marca de jamón Trevedul, elaborado con cerdos polacos sin aclaración a los consumidores y vendido con un etiquetado lleno de falsedades y omisiones sobre el origen y el proceso de curación del producto, como han revelado las recientes publicaciones de Economía Digital.

La web de la marca (www.trevedul.com) ya no solo no aparece operativa (pese a que ha sido consultada por este medio, que tiene copia de la misma, varias veces durante las últimas semanas), sino que despliega un contenido vacío allí donde antes había afirmaciones promocionales del jamón que no se correspondían con la realidad, según pudo constatarse en la información escondida en la matrículas sanitarias del producto.

Además de eliminar la web de Trevedul, Comapa ha modificado su propia página y ha imposibilitado el acceso a una sección en la que se levantaba lista de las marcas de cárnicos curados que tiene en su dominio, que son más de siete decenas. Esto ha sucedido después de informaciones que desvelaron las prácticas engañosas de la empresa no solo respecto de Trevedul sino también sobre sus marcas de jamón con el vocablo "Alpujarra".

El del jamón polaco y las inconsistencias en el etiquetado de Trevedul, junto con su uso inadecuado del vocablo protegido por la Junta de Andalucía para los cárnicos producidos en la Alpujarra granadina, suponen los más recientes escándalos de Comapa, pero no los únicos. En 2018, la compañía fue imputada en el caso del fraude de la carne podrida, una causa declarada compleja en Valencia e investigada también en Badajoz.

Así era la web de Trevedul que Comapa borró

Además de venderse en supermercados como Ahorramás, Consum, Eroski Walmart (en Chile) con un etiquetado tramposo, Trevedul tenía una web que amplificaba las falacias del marketing de la marca. Su nombre ya causaba enfado entre los jamoneros de Trevélez, localidad famosa por sus jamones con Indicación Geográfica Protegida (IGP), lo que debería protegerle de cualquier denominación similar que no esté adscrita a su consejo regulador.

La web explicaba en detalle una de las mentiras de la etiqueta de Trevedul: que el jamón se cura a 1.473 metros de altura en un secadero en Trevélez. "Esa es la altura de nuestro secadero de Trevélez. El más alto de España. Construido en las faldas de Sierra Nevada, en el corazón de la Alpujarra de Granada. Una joya única de paredes blancas, silencio y aire puro, que abre sus ventanas al paso del mítico 'chorrillo' ", decía de entrada la página.

web trevedul 1
Captura de la web de Trevedul en la que se miente sobre la altura a la que se cura la marca de jamón de Comapa. /ED

Si bien Comapa tiene un tendedero de jamones en la comarca de Trevélez (no adscrito ni controlado por la IGP), los datos de trazabilidad sanitaria desvelaron que el último manipulador de estos jamones está en realidad en Otura, que no solo está a 75 kilómetros de distancia de Trevélez (y no forma parte de la Sierra Nevada, pese a que un dibujo con el nombre de esta montaña ilustra el etiquetado y la otrora web) sino que tiene una altitud de 813 metros.

Trevedul, que se promociona como un "jamón natural", incluía en su web otras falsedades, como que la marca era "la Joya de la Corona de la Alpujarra" [sic] y que el producto "no contiene nitrificantes, siguiendo la receta tradicional de Trevélez". "Un lujo de sabor suave y dulce, con todos los matices de las cumbres de Sierra Nevada", añadía uno de los textos de la parte inferior, donde aparecían los logos de Ahorramás, Consum y Walmart Chile.

El logo de Trevedul y un enlace a su web también figuraban en la página principal de Comapa, en una sección –de la que este medio también tiene copia– en la que la compañía alardeaba de sus docenas de marcas de jamones y otros cárnicos curados. Esta sección ha desaparecido por completo de la web de Comapa, que ahora redirige en ese enlace a la página de apertura general de la empresa.

Los logos de Ahorramás, Consum y Walmart Chile en la desaparecida web del jamón Trevedul, de Comapa. /ED
Los logos de Ahorramás, Consum y Walmart Chile en la desaparecida web del jamón Trevedul, de Comapa. /ED

Un rastro de Trevedul que Comapa aún no ha eliminado se puede encontrar en un vídeo colgado en Youtube en julio de 2018, en el que da cuenta de todas sus marcas –entre las que se incluye, por supuesto, su falso jamón de Trevélez–, el cual era precisamente uno de los materiales visuales que complementaban la sección de marcas de su web antes de la eliminación de la página.

El archivo de las páginas de internet tiene una captura de la página de marcas de la web de Comapa que data de febrero de 2019. No tiene, sin embargo, copia de la web de Trevedul.

Comapa está controlada por Vall Companys

Comapa es una de las empresas líderes en el sector de cárnicos de España, con una facturación de más de 450 millones de euros en 2017. No obstante, su suerte empezó a cambiar radicalmente en 2018, cuando se vio involucrada en el fraude del jamón podrido que se vendía en Carrefour, cadena de supermercados de la que ha sido el principal proveedor de ibéricos. Fue señalada como una de las empresas centrales de la trama.

La compañía está ahora mismo bajo control del gigante cárnico catalán Vall Companys, que –después de intentar salir de su accionarado en 2018 ante la polémica por el jamón caducado, podrido y en lamentables condiciones sanitarias– se vio obligada a mantener su participación porque la banca apuntaba a un alto riesgo en la operación, precisamente por la acumulación de acusaciones y demandas que acusó el ejercicio anterior.

Vall Companys se hizo con el control de Comapa en abril pasado, tras una junta de accionistas en la que realizó nuevos nombramientos para cambiar el rumbo del fabricante con sede en Madrid. Vall Companys prestó a 141 millones de euros a Comapa para oxigenar sus cuentas a finales de 2018, y la señalada compañía se encuentra ahora mismo en preconcurso de acreedores por la misma razón.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad