¿Concurso amañado? Los aspirantes a la privatización hospitalaria pactan el precio máximo

stop

Ninguna empresa compitió con las otras en los seis centros de salud de Madrid

Hospital del Sureste, en Arganda del Rey, Madrid

29 de junio de 2013 (18:14 CET)

Ninguna de las empresas que optan por la gestión de los seis hospitales de Madrid que serán privatizados por la Comunidad compitió con el resto en el proceso de privatización que lleva a cabo el gobierno autonómico. Las ofertas económicas de todas las empresas, desveladas este viernes, rozaron el máximo fijado por la comunidad. Al no haber competencia, las concursantes obtendrán el contrato de forma casi automática.

Sanitas, la puertorriqueña HIMA San Pablo y el consorcio conformado por Ribera Salud, OHL y El Corte Inglés han exigido primas anuales por paciente unos 50 céntimos inferiores al máximo recogido por el concurso. Las tres empresas optaron a dos hospitales cada una. El partido socialista de Madrid ha calificado el concurso de “delictivo” y anunció este sábado acciones judiciales para detener el proceso.

Un céntimo abajo

Ribera Salud, que enfrentó serios problemas financieros durante la gestión de un hospital de la Comunidad Valenciana, ha sido el que más ha ajustado su precio: pide 549,35 euros por paciente en el hospital Infanta Leonor, cuatro céntimos menos del máximo fijado por la Comunidad.

En el otro hospital que opta a la privatización, el del Sureste, el consorcio exige 450,06 euros por paciente, un céntimo menos que la cantidad máxima.

Los tres concursantes han reservado el 30% del capital de las empresas que se deberán constituir a los médicos de los hospitales, tal como prevé el concurso. Los gremios de profesionales ya anunciaron su oposición a participar en una sociedad donde no tendrían ningún poder de decisión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad