Mikhail Fridman.

DIA se salva de la quiebra: el Santander y Fridman sellan el acuerdo

stop

El fondo luxemburgués y el banco presidido por Ana Botín cierran un acuerdo por la cadena de supermercados

Barcelona / Madrid, 20 de mayo de 2019 (17:33 CET)

DIA se salva. Tras meses de negociaciones, con giros y rupturas de por medio, Mikhail Fridman, nuevo propietario de la cadena de supermercados, ha alcanzado un acuerdo con todos los acreedores, tras sellar esta tarde su pacto con Banco Santander, la entidad que bloqueaba el futuro de la compañía. 

Las negociaciones se han apurado hasta el último momento. Stephan DuCharme, hombre de confianza de Fridman, ha sido el encargado de negociar con el banco cántabro, al igual que hizo antes con los fondos en el road show durante el periodo de adhesión a la opa y con los accionistas minoritarios

El desbloqueo ha llegado in extremis. Este 20 de mayo se cumplían dos meses desde que la junta de accionistas aprobara el plan de Fridman, que incluía una opa por la cadena de supermercados a 0,67 euros por acción y una posterior inyección de capital de 500 millones de euros, siempre y cuando se alcanzara un acuerdo con las 17 entidades acreedoras. 

Este lunes era un día clave. De no haber alcanzado un acuerdo, el futuro de DIA era la quiebra, ya que expiraba el plazo para comunicar la solicitud del preconcurso de acreedores — también conocido como 5 bis— y la compañía se encuentra en una situación económica límite, con un patrimonio negativo de 170 millones de euros.

Botín califica el acuerdo en DIA como "justo"

"Finalmente el presidente de Letterone se ha comprometido a trabajar para eliminar la discriminación entre bonistas y bancos de DIA, lo que creemos es un tratamiento justo. Santander de manera responsable ha decidido apoyar a DIA y sus empleados", ha anunciado Botín de manera oficial en su cuenta de Twitter. 

Antes de que se conociera el desenlace de manera oficial, la presidenta de Banco Santander lo ha presagiado: "Es un tema que esta tarde se sabrá qué pasa", ha deslizado sobre el futuro inminente de la compañía horas antes de que se comunicara el acuerdo oficialmente.

La presidenta de la entidad había advertido su rechazo a la oferta inicial de Fridman. Consideraba que la propuesta de Letterone discriminaba a los bancos españoles acreedores frente a los bonistas extranjeros, a los que garantizaba el 100% de su inversión. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad