El impacto del saneamiento del 'ladrillo' en Santander, BBVA y Caixabank asciende a 13.281 millones

stop

EL FUTURO DE LA BANCA

Luis de Guindos, ministro de Economía

07 de febrero de 2012 (10:08 CET)

El saneamiento de los activos inmobiliarios va a tener un impacto conjunto en las cuentas de los tres grandes bancos, Santander, BBVA y CaixaBank, de 13.281 millones de euros, según han detallado las propias entidades a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el caso del mayor grupo bancario español, los cambios que impone el real decreto elaborado por el Gobierno suponen un impacto total de 6.100 millones de euros. Sin embargo, Santander ya tiene cubiertas casi dos terceras partes de esta cuantía. Tal y como anunció la semana pasada, el banco ya provisionó 1.800 millones de euros contra los resultados del cuarto trimestre de 2011.

Otros 2.000 millones se dotan contra el buffer o colchón de capital exigido por la norma, y, según asegura el banco que preside Emilio Botín, "están cubiertos con el excedente de capital ya existente en el grupo". Al mismo tiempo, la aplicación de estos recursos al colchón de capital que requiere la normativa no modifica el compromiso de Santander de alcanzar una ratio de coreTier1, o capital de máxima calidad calculado bajo los criterios de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), del 10% este año, según la entidad.

Los 2.300 millones adicionales para alcanzar la cobertura necesaria de provisiones se cubrirán por una parte contra las plusvalías que se obtengan durante el año. De momento, Santander ya cuenta con unos 900 millones por la venta de su filial en Colombia, que se materializará este trimestre. Y por otra, "mediante dotaciones ordinarias para provisiones del ejercicio 2012".

Los 4.000 millones de BBVA


Por su parte, el BBVA ha informado que, en total, necesita 4.000 millones para cumplir con la nueva normativa. De ellos, 1.200 millones corresponden al buffer exigido de capital y, según asegura la entidad, ya están cubiertos con el exceso de recursos propios con el que cuenta el grupo, según los criterios de medición del Banco de España.

Los restantes 2.800 millones serán provisiones que tendrán que ir contra los resultados. BBVA podrá mitigar este impacto utilizando parte de la provisión genérica que tiene para España, en unos 460 millones. Otros 140 millones se recuperarán por un efecto fiscal, así que finalmente los resultados del banco se verán afectados este año en 1.360 millones.

BBVA destaca en su nota que los 4.000 millones de saneamientos adicionales que tendrá que realizar suponen un 8% del total del sector, cifrado por el ministro de Economía, Luis de Guindos, en 50.000 millones. El banco que preside Francisco González asegura que esta cifra es muy inferior a su cuota de mercado en España, que es del 12%, lo que demostraría que el grupo tiene menos problemas derivados del estallido de la burbuja inmobiliaria que sus competidores.

Las necesidades de Caixabank


Finalmente, Caixabank estima un impacto total de 3.181 millones. Por una parte requiere nuevas provisiones a constituir para la cobertura de los activos inmobiliarios por 2.436 millones de euros. Este importe corresponde, en su totalidad, a mayores provisiones para la cartera crediticia, de los que 955 millones de euros derivan de la provisión genérica del 7% sobre activos clasificados como sanos. El banco no precisa provisión adicional para la cartera de activos adjudicados.

El banco que preside Isidro Fainé añade que la capacidad de generación de resultados recurrentes de explotación de la entidad (3.040 millones de euros en 2011) así como la provisión genérica de 1.835 millones existente a 31 de diciembre de 2011 permitirá a CaixaBank absorber cómodamente el impacto de los nuevos requerimientos de provisiones.

Por otra parte, el importe estimado de requerimientos de capital, adicional al aumento de provisiones, asciende a 745 millones de euros. Para su cobertura, CaixaBank dispone de un excedente de 6.376 millones de euros de recursos propios sobre capital principal exigido a 31 de diciembre de 2011, con un ratio del 12,6 % frente al mínimo exigido del 8%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad