El lloro del ‘broker’ de UBS acusado de fraude

stop

TRABAJO BAJO PRESIÓN

Sede de UBS en Zurich

27 de octubre de 2012 (12:02 CET)

El intermediario financiero de UBS acusado de fraude, Kweku Adoboli, rompió a llorar en su primera declaración durante el juicio contra él por operaciones no autorizadas estimadas en 1.800 millones de euros.

Adoboli, de 32 años y origen ghanés, trabajaba en la división europea de gestión de capitales del banco suizo en Londres, en un fondo de inversión específico (Exchange traded fund), y está acusado de un fraude cometido entre octubre de 2008 y septiembre del año pasado.

Todo por el banco

El broker, que se declaró inocente, rompió a llorar en varias ocasiones durante su comparecencia en la que aseguró que el banco era para él como su "familia" y que trabajaba 16 horas diarias. Adoboli relató como a veces se quedaba dormido encima de su mesa y que incluso no asistió al funeral de su abuela por no ausentarse de su trabajo.

"UBS era mi familia y cada cosa que hice, cada esfuerzo que hice en esa organización fue por el beneficio del banco. Era todo por lo que vivía", dijo mientras secaba sus ojos con un pañuelo de papel en el juzgado de Southwark de Londres.

Emoción en el juicio


En un momento dado, el acusado se mostró tan afligido que el juez interrumpió su testimonio para decirle que no se avergonzara de mostrar sus emociones ya que eso le daba la oportunidad al jurado de "ver al hombre detrás del nombre".

El agente bursátil fue detenido el 15 de septiembre de 2011 y tras nueve meses en prisión le dieron la libertad condicional bajo fianza.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad