El nuevo presidente de Pescanova anuncia quitas de la deuda de hasta el 75%

stop

El control de Damm lleva a Juan Manuel Urgoiti al timón de la multinacional pesquera

Juan Manuel Urgoiti, nuevo presidente de Pescanova, tras la junta de accionistas | EFE

12 de septiembre de 2013 (22:21 CET)

El veterano financiero Juan Manuel Urgoiti y López Ocaña (Madrid, 1939) asumió las riendas de Pescanova en calidad de presidente anunciando una quita de la deuda que rondará el 75% y explicó que habrá que hacerla "asequible a la dimensión y generación de fondos de la compañía". En todo caso, insistió en que se trata de una estimación, pues el plan de viabilidad no estará listo hasta "mediados del mes que viene". "Pero las líneas directrices serán esas", apuntó. Urgoiti aseguró que ya ha hablado “con algún banco”, y justificó la decisión al decir que "a todo el mundo le molesta perder dinero", pero también "sentido común".

Juan Manuel Urgoiti fue elegido presidente de la compañía después de que la junta de accionistas diese su apoyo mayoritario a la candidatura presentada por el grupo Damm, Luxempart e Iberfomento, con el 70,82% de los votos (en representación de más de 11 millones de acciones). El nuevo consejo de administración está conformado también por José Carceller (Damm), François Tesch (Luxempart), Yago Méndez, Fernando Herce Meléndrez (Iberfomento), Luis Ángel Sánchez Merlo y Ángel Legarda.

De la relativa continuidad del bloque opositor en el máximo órgano de administración habla también el mantenimiento de tres consejeros de la era de Fernández de Sousa-Faro, a los que se suma un hombre de Pérez-Nievas e Iberfomento, que decidió dejar el consejo esta misma semana, dos días antes de la junta, aunque optó por apoyar la opción de Damm y de Luxempart, como estaba previsto.

Sólo una impugnación


Aunque otro de los accionistas significativos de Pescanova, el fondo Cartesian a través de Silicon Metal Holdings, anunció que impugnará la junta por presuntas irregularidades en el proceso, fuentes del entorno del anterior consejo dan por seguro que no seguirán sus pasos, ya que se enfrentan ahora a toda una cascada de actuaciones en la Audiencia Nacional, con amenaza de inminentes embargos si no depositan unas fianzas millonarias por presuntos delitos derivados de su gestión al frente de la compañía.

Frentes judiciales


Y, desde la propia perspectiva judicial, el consejo de Pescanova pasa de estar controlado por miembros de una familia imputada en la Audiencia Nacional, los Fernández de Sousa, a otra, los Carceller, también imputados por el juez Ruz, aunque por presuntos delitos de fraude fiscal relacionados con sus propias empresas que nada tienen que ver con la pesquera.

La temporalidad a la que aluden desde Damm vendrá ahora marcada por un plan de viabilidad y un convenio de acreedores en el que la banca tendrá la última palabra. Urgoiti habla de quitas de la deuda de hasta un 75%, a lo que se une la apuesta de un grupo de siete bancos acreedores que dan prioridad a la capitalización de esos riesgos (superan sólo para esas entidades los mil millones de euros, de un total de 3.600 millones), que les convertirán en nuevos accionistas de la multinacional pesquera.

Será precisamente la interlocución con la banca uno de los principales cometidos del nuevo presidente, como así lo anunció este jueves. Desde Damm aluden a un nuevo consejo de administración de la compañía para la semana que viene, que también contará con los administradores concursales de Pescanova, que son quienes realmente llevan el día, al estar suspendido de sus funciones el consejo por orden del juez que lleva el concurso de acreedores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad