El PP también deja solo a Mena con su plan industrial

stop

La oposición se queja de la poca concreción y se alarma por la falta de recursos. Peligran los 204 millones de inversión previstos para 2012. El Consell Català de l'Empresa empieza a trabajar de forma 'oficiosa'

Xavier Mena (derecha) y Joan Sureda (izquerda)

18 de abril de 2012 (20:31 CET)

El plan industrial de la conselleria d'Empresa i Ocupació, liderada por Francesc Xavier Mena, no ha conseguido convencer ni al Partido Popular de Catalunya (PPC), el gran socio del Govern de CiU hasta la fecha. El político ha comparecido “por voluntad propia” ante la comissió d'Empresa i Ocupació, con el director general de Industria, Joan Sureda, y el consejero delegado de ACC1Ó, Josep Moragas, para explicar las líneas maestras del programa, que durará hasta 2014.

Sureda ha disparado todas las alarmas al anunciar que la dotación económica para la política industrial catalana en 2012 --204,8 millones de euros-- “son provisionales, no sabemos cómo acabará”. Esta inversión choca con los 3.000 millones que la hoja de ruta industrial realizada por el último gobierno tripartito preveía para el ejercicio actual. “Esta financiación es imposible. Díganme qué escuela o hospital tenemos que cerrar para inyectar 3.000 millones en fomentar la industria catalana”, ha afirmado el conseller en la comisión.

Falta de concreción

Pero la poca dotación económica no es el único problema que los diputados de la oposición han denunciado en bloque. “Tras un año y medio en el gobierno, nos presenta un power point con siete transparencias. ¿Podemos saber si lo han hecho con la asesoría de alguien? ¿Cuánto les ha costado?”, ha espetado el portavoz del PPC en la comisión, José Antonio Coto.

En la misma línea que el PSC y ICV-EUiA, los populares han denunciado que la hoja de ruta “está vacía de contenido y tiene pocas concreciones”. En su intervención, Montserrat Capdevila (PSC) ha reclamado el plan de energía, que Mena prometió aprobar el 14 de abril y aún no ha presentado, y que detallara los dos planes tractores que faltan identificar en el documento. Según el conseller, estudian uno basado en la logística y otro en el beyond tourism, las actividades relacionadas como “las operaciones estéticas”.

El portavoz de ICV-EUiA, Jordi Miralles, ha exigido un pacto para hacer “un cambio del modelo productivo que genere ocupación de forma real” y Oriol Amorós (ERC) ha recriminado al político que use el modelo de formación profesional alemán para rehacer la catalana. “Cuidado con copiar, el plan de Alemania no tiene los mejores resultados escolares”, ha recordado.

Consell Català de l'Empresa

Mena ha afirmado que la hoja de ruta es un “catalizador” para facilitar el trabajo del tejido industrial. Según su valoración, son los empresarios catalanes los que tienen que buscar la inversión, tanto directa como extranjera, para sus negocios.

El gran hito, por el momento, de la política industrial de Mena, Sureda y Moragas es conseguir desatascar la negociación colectiva. Con las leyes Omnibús, CiU hizo desaparecer los espacios de diálogo entre administración, patronal y sindicatos. Tras meses de trabajo y dar marcha atrás, la conselleria d'Empresa i Ocupació ha puesto en marcha de forma oficiosa el Consell Català de l'Empresa.

Los miembros de la mesa esperan que el departamento entregue un calendario de reuniones para empezar a trabajar lo antes posibles, tal y como han indicado a Economía Digital. Aunque formalmente no se podrán sentar en el organismo hasta que finalice el trámite parlamentario que requiere su formación. Y esto puede conllevar medio año. “En los momentos actuales no podemos permitir perder este tiempo, ya hemos dejado pasar demasiadas cosas”, ha afirmado uno de los participantes en el Consell Català de l'Empresa a este periódico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad