El tren volcó al dejar atrás los sistemas de seguridad del AVE

stop

El tramo donde ocurrió el accidente no está protegido con los controles automatizados de la alta velocidad

David Placer

Vista general de la zona donde el tren Alvia que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol descarriló esta noche | EFE
Vista general de la zona donde el tren Alvia que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol descarriló esta noche | EFE

25 de julio de 2013 (14:32 CET)

El tren Alvia que descarriló este miércoles en Santiago había abandonado los sistemas automatizados de seguridad de las vías del AVE cuando sufrió el accidente. El maquinista, imputado por el juez, había entrado en un tramo donde requería más control manual y atención.

El experto ferroviario y miembro de la junta de gobierno del Colegio de Ingenieros Industriales de la Comunidad Valenciana, Paco García Calvo, ha explicado a este diario que el accidente se produjo en un tramo señalizado con 80 kilómetros como velocidad máxima y sin los controles del sistema ERTMS (European Rail Traffic Management System: Sistema Europeo de Gestión de Trenes), que utiliza el AVE.

Sistema de seguridad

“Es un sistema que bloquea el tren a las velocidades máximas permitidas y es el más seguro de Europa. Por lo visto, es evidente que ese sistema no estaba instalado en el tramo y, por tanto, no puede considerarse una vía de alta velocidad”, explica el experto ferroviario.

Las vías convencionales de España cuentan con dos sistemas de seguridad. La primera de ellas es Asfa, que tiene un anuncio de señales y frenado automático para evitar que el conductor sobrepase la velocidad en un punto concreto. La segunda, más avanzada, ATP (Automatic Train Protection: Protección Automática de Trenes) consiste en un software que limita la velocidad en un tramo. Por tanto, razona García Calvo, sería lógico pensar que el tramo contaba con el primero.

Manuales de viaje


“Si yo salgo de una autopista con un coche, enlazo con una carretera y tengo un accidente, no se puede considerar como un accidente en autopista, sino en tramo urbano”, razona.

Además de los sistemas automatizados, el maquinista contaba con su manual de viaje (un libro llamado consigna Serie B) donde tenía marcada la velocidad máxima en todos los tramos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad