Los jamones Sierra Alpujarra, denunciados por contener gusanos, en Carrefour.

“Encontré gusanos en el jamón de Carrefour”

stop

Un cliente denunció la presencia de gusanos en un jamón del proveedor estrella de Carrefour. Su testimonio ayudó a destapar una trama delictiva nunca vista

David Placer

Economía Digital

Los jamones Sierra Alpujarra, denunciados por contener gusanos, en Carrefour.

Madrid, 05 de julio de 2018 (20:30 CET)

El 5 de noviembre de 2016, un consumidor que había comprado una pata de jamón de 7 kilos en el Carrefour de Almendralejo (Badajoz) se presentó en el hipermercado con un frasco de cristal transparente. Dentro había pequeños gusanos blancos.

“Estos gusanos estaban en el jamón que compré. Comí varias lonchas y quiero que lo analicen para saber si mi salud está en riesgo”. Los trabajadores de Carrefour no sabían qué responder. Se disculparon y ofrecieron otro jamón de la misma marca. El ofrecimiento enervó al comprador, que exigió una hoja de reclamaciones. En ella, hace una petición contundente: “Quiero que analicen el jamón y que me llamen para ver si me ha afectado la salud”. El establecimiento optó por devolverle el dinero.

El comprador no sufrió ni la más mínima diarrea, pero su indignación crecía al ver cómo, al quitar más lonchas, había más gusanos. “Eran anillados, muy pequeños. Podían ser larvas.  No noté nada extraño en el sabor. Al contrario: sabía bien. Lo compré para mi mujer. Fue el primero que vi. Lo comió mi mujer, mi familia y yo”, explica el denunciante a Economía Digital.

El cliente no exigió ninguna indemnización ni hizo ninguna campaña en redes sociales. Sólo quería que se enviara a analizar la pieza. Estaba muy sorprendido al ver cómo un producto comercializado por una cadena de supermercados de referencia había evadido todos los controles sanitarios y de calidad.

El jamón de marca Sierra Alpujarra, con un precio imbatible, llevaba el sello de Comapa, el mayor distribuidor de productos ibéricos de España y que se ha convertido en el proveedor estrella de Carrefour con ventas de 120 millones de euros en productos a esa cadena de supermercados, según ha podido saber este diario por fuentes cercanas a la empresa.  

El jamón más vendido de Carrefour

Sierra Alpujarra es la marca más vendida por el proveedor estrella en Carrefour. El precio del jamón suele ser similar al de la mortadela. Las ofertas más agresivas de Carrefour fijaron 25 euros por pieza con la compra de dos unidades. Esto quiere decir que el kilo del jamón serrano se ubica en 3,8 euros, un precio similar al de la mortadela DIA, una de las más baratas del mercado.

Ahora el proveedor de Carrefour y Makro está siendo investigado por pertenecer a una presunta trama delictiva que colocaba productos cárnicos en mal estado en cadenas de supermercados y en las cárceles españolas, tal como destapó en exclusiva Economía Digital.

Más jamones con gusanos

La denuncia no ha sido la única. En mayo del año pasado, Lydia Martínez, vecina de Cartagena, denunció en su muro de Facebook que compró un par de jamones de Sierra de Alpujarra en Carrefour por 50 euros (25 euros cada uno). Y en su interior descubrió una colonia de gusanos que registró en fotos y en video en el siguiente enlace.

“Pensé que mi malestar era debido a la falta de horas de sueño y comer mal, pero termina la Semana Santa y empiezo a encontrarme bastante peor, muchas molestias intestinales, dolor muy fuerte, vómitos y un largo etc. Tanto que me tiré varios días sin a penas comer más que líquido, visitas al médico, hospital. Cuando parecía que me había medio recuperado, decidí coger el jamón y cortar un poco para cenar y me encontré lo que sale en las imágenes (creo que sobran las palabras)”, relató Lydia en una publicación que ha sido compartida por más de 33.000 usuarios.

Otro usuario de Facebook, Luis Miguel García Valle, vecino de El Puerto de Santa María, relató una experiencia idéntica hace tres años. Mismo jamón, misma marca, mismo precio. “Yo sólo quiero que me cambien mi jamón por otro que no tenga ni gusanos ni bichos. Encima me dice la chica de información que los gusanos no son malos, que eso es que le ha picado una mosca y por eso salen”, explica el usuario en el muro de Carrefour. La compañía aseguró que estudiaría el caso.

Los inspectores sanitarios explican que los supuestos gusanos en realidad son larvas de mosca. Los jamones que se producen en naves sin condiciones higiénicas necesarias pueden ser infectados por moscas que depositan sus huevos en el jamón fresco. Una vez curados, aparecen los gusanos blancos. Los equipos que inspeccionan las instalaciones de producción alimentaria aseguran que una producción en buenas condiciones higiénicas no debe tener ningún tipo de moscas en su interior. Ni una. 

Economía Digital se ha puesto en contacto con Carrefour para consultar si seguirán comprando jamones Sierra Alpujarra a Comapa, el proveedor investigado por la Guardia Civil. Al cierre de este artículo, este medio no recibió respuesta.

Denuncia clave para la investigación

El primer consumidor al que nos hemos referido pensó que su denuncia había caído en saco roto. La consejería de Sanidad de la Junta de Extremadura le respondió que el producto, a pesar de contener una colonia de gusanos, no suponía ningún riesgo para la salud pública.

Pero la reclamación se convirtió en una de las líneas de la investigación judicial contra una presunta trama empresarial de unas 30 empresas que captaban productos cárnicos caducados, a punto de caducar o en mal estado para revenderlos como aptos para el consumo, tal como publicó Economía Digital en exclusiva.

El jamón Oro de la Ermita, una de las marcas de Comapa, proveedor de referencia de Carrefour y otras cadenas de supermercados como Makro, ha sido incluida en la alerta sanitaria de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, un ente dependiente del ministerio de Sanidad.

Desde entonces, los inspectores sanitarios han solicitado información a Carrefour sobre sus relaciones comerciales con Comapa y sus marcas entre las que se incluyen Oro de la Ermita y Oro de Granada, dos productos localizados en naves clandestinas donde se reetiquetaban productos caducados o a punto de caducar para reenvasarlos como nuevos.

Al final, Carrefour explicó a la Junta de Extremadura que devolvió a Comapa 250 kilos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad