España, país de parados y multimillonarios

stop

En 2010 las fortunas españolas acumularon 63.000 millones de dólares, una cifra récord según la revista 'Forbes'

10 de marzo de 2011 (12:09 CET)

El mismo día que el CIS hacía público que el paro es la primera preocupación de los españoles, tras el derrumbe del mercado laboral durante los últimos meses, la prestigiosa revista Forbes daba a conocer su lista de las mayores fortunas del mundo.

Una novedad llamativa es que el número de españoles presentes en este ránking ha crecido, ahora hay dos más y hacen un total de 15. Su patrimonio conjunto supera los 63.000 millones de dólares, todo un récord para los editores de la publicicación, que jamás había atribuido estas cifras a los ricos españoles.

Para formar parte del directorio de Forbes hay que atesorar una fortuna de al menos 1.000 millones de dólares. El primero de los españoles listados es Amancio Ortega, propietario del grupo Inditex, que escala del puesto 9 al 7 con 31.000 millones de dólares. Pero frente a su ascenso, otros españoles habituales de la lista caen notablemente.

Es el caso del propietario del Banco Santander, Emilio Botín, que ha pasado del puesto 582 al 833, con una fortuna de 1.500 millones de dólares, 200 millones menos que un año antes. Otro de los que más puestos pierde es el promotor inmobiliario Enrique Bañuelos, que baja del puesto 655 al 879 con una fortuna de 1.400 millones de dólares.

El segundo español en la lista se encuentra en el puesto 159, donde está otro empresario textil, Isak Andic, fundador de la firma Mango, con 6.100 millones de dólares, tras el se sitúa la ex esposa del dueño de Inditex, Rosalía Mera (254), con 4.200 millones. Mera sigue así como la mujer más rica de España, aunque en los últimos dos años ha visto como Andic le arrebataba el segundo puesto como persona más acaudalada del país.

En la lista siguen el promotor inmobiliario Manuel Jové (376), que avanza posiciones con 3.000 millones de dólares (frente a los 2.400 millones de dólares del año anterior) y es el cuarto más rico de España. El quinto, según calcula Forbes, es el presidente de los supermercados Mercadona, Juan Roig (393), quien debuta este año en la lista con una fortuna de 2.900 millones.

Lo siguen las conocidas hermanas Koplowitz: Alicia (512), quien baja de posición pese a que su fortuna ha aumentado hasta alcanzar los 2.300 millones de dólares -en 2010 tenía 2.200 millones-, y Esther (651), con 1.900 millones, 100 menos que un año antes. También en el puesto 651 se encuentra el constructor y presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, a quien Forbes calcula una riqueza de 1.900 millones de dólares, mientras que el siguiente español en aparecer en la lista es el empresario del acero José María Aristrain (736), con 1.700 millones de dólares, la misma cantidad que el empresario hotelero Gabriel Escarrer (fundador Grupo Meliá), que regresa así al ránking de Forbes también en el puesto 879.

Los tres últimos representantes españoles son Juan Abelló, que está en el puesto 938 con 1.300 millones de dólares, y los ex maridos de las Koplowitz, Alberto Alcocer y Alberto Cortina, quienes ocupan ambos el puesto 993 con 1.200 millones de dólares cada uno.

Las recetas de 'Forbes' para España

En conjunto, las fortunas españolas suman 63.000 millones de dólares de los 4,5 billones de dólares que controlan los 1.210 multimillonarios del listado este año, una cifra récord para la publicación.

"La caída del mercado inmobiliario ha pesado en los últimos años sobre el país, pero España tiene muchos empresarios. Si el Gobierno puede unirlos y ponerse a trabajar juntos, España debería recuperarse muy pronto", han explicado los editores de Forbes a la Agencia Efe. Agregan que "no fueron los empresarios españoles quienes crearon la gran deuda que acarrea España", por lo que espera que el Gobierno español actúe para animar a los empresarios, "como establecer un impuesto lineal (flat tax) como han hecho otros países europeos".

"Entonces España tendría un futuro muy bueno", consideran en Forbes, que asegura que los países europeos se deben ocupar, "además de llevar a cabo medidas de austeridad, de aplicar otras que conduzcan al crecimiento de nuevo".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad