El dueño de Factoo maneja un periódico para mejorar su reputación online. En la imagen, las oficinas de Factoo en Valencia.
stop

Factoo promete a los socios que pagará sus sanciones si presentan alegaciones que defienden a la cooperativa ante Empleo

Jordi Velert

Economía Digital

El dueño de Factoo maneja un periódico para mejorar su reputación online. En la imagen, las oficinas de Factoo en Valencia.

Barcelona, 28 de febrero de 2018 (04:55 CET)

Natalia, una periodista freelance en paro, facturó a través de Factoo cerca de 5.000 euros anuales en trabajos esporádicos. Creyó la publicidad de la empresa, que anunciaba su servicio de "facturar sin ser autónomo" en cuñas de radio y carteles en autobuses. Ahora se enfrenta a una sanción de hasta 5.863 euros de la Seguridad Social.

Su caso es el de uno de los centenares de socios inspeccionados de la cooperativa valenciana, cuyo negocio principal es intermediar entre autónomos y la Seguridad Social y Hacienda, facturando sus trabajos a cambio de una comisión. Factoo les propone que dejen su caso en manos de los abogados de la empresa y agoten todas las vías administrativas y judiciales, a cambio de "asumir todos los costes de las sanciones y las costas del proceso, si finalmente hubiera sanciones por el uso del sistema Factoo, tras agotar la vía judicial".

La oferta fue planteada en un correo electrónico a los 19.000 socios de la cooperativa cuestionada por Empleo. A preguntas de este medio, un portavoz de la plataforma asegura que la empresa pagará "el importe de las cuotas de autónomo durante el periodo en que el asociado ha estado de alta en Fidelis Factu Scoop" (nombre social de la cooperativa en el momento de la inspección), "así como el recargo del 20% y las eventuales multas que puedan incluirse". 

Desconfianza de los afectados

Sin embargo, los socios inspeccionados consideran que las sanciones aplicadas a los socios de Factoo no responden al hecho de haber usado Factoo sino a que la Inspección considera que deben ser autónomos, por lo que desconfían de la promesa de la cooperativa. El apoyo económico de la empresa fundada por Chema Escrivá, denuncian, es por ahora nulo. Algunos de los inspeccionados ya han tenido que abonar cuotas de su bolsillo y no han obtenido reintegro alguno de la empresa.

Factoo asegura que asumirá las cuotas y las posibles multas; los afectados niegan haber cobrado nada

El portavoz de Factoo, por su parte, argumenta que solo excluye de su oferta de pagar las sanciones a los socios que desarrollaran "fines ilícitos" como "obtención ilegal de prestaciones públicas o subvenciones o blanqueo de capitales". No es el caso de Natalia ni de otros socios que acaban de constituir la Asociación de Afectados por las Cooperativas de Facturación.

Según la plataforma, la mayoría de sus miembros son trabajadores freelance como músicos, periodistas o diseñadores que realizan pequeños encargos por subsistencia y no facturan lo suficiente para estar obligados a darse de alta como autónomos.

Factoo facilita a los socios sancionados alegaciones que eximen de responsabilidad a la empresa

A cambio de la promesa de reintegro futuro de las sanciones, la empresa facilita a los socios las alegaciones que deben presentar a la Inspección de Trabajo para discutir las sanciones. En el documento, al que ha tenido acceso Economía Digital, se defiende que Fidelis Factu "ni es una empresa instrumental, ni tiene objeto ilícito, ni simula relaciones de trabajo con los socios, ni tiene por objeto eludir el cumplimiento por parte de los socios de sus obligaciones fiscales y de alta y cotización en el RETA".

El escrito desgrana los servicios que presta Factoo, como las gestiones burocráticas o las altas y bajas en la Seguridad Social, y se indica que "ninguna sentencia firme califica la cooperativa como fraudulenta". Lo que sí existe es un expediente de descalificación de la Inspección de Trabajo que pide la disolución de la empresa. Sin embargo, Fidelis Factu ha recurrido a los tribunales esta resolución y mantiene su actividad.

Recursos "para ganar tiempo"

"Todo el tiempo que recurra Factoo es tiempo que va ganando", explica Alberto Aznar, abogado especializado en economía colaborativa que ha asesorado a una decena de socios sancionados. Sus clientes usaron la plataforma durante poco más de un año y las sanciones que les impuso la Inspección correspondieron a dos o tres meses de cuotas a la Seguridad Social.

Las sanciones a los cooperativistas de Factoo se han endurecido

En su opinión, inicialmente la Inspección tuvo en cuenta que Factoo "se había publicitado como legal", por lo que estableció sanciones leves. Sin embargo, desde que es "público y notorio" que el organismo público considera que la cooperativa comete "fraude" las cantidades requeridas son más elevadas. "Advertí a todos mis clientes que si se metían ahí les iban a multar", apunta.

Factoo filtra los nuevos socios

Para reducir riesgos, Factoo prepara filtros a la hora de dar de alta nuevos socios. "Preguntamos si han sido antes autónomos y, en caso afirmativo, la fecha de alta y baja. Además, también recogemos información sobre si superan de manera mensual o anual el salario mínimo interprofesional, si prestan servicios de manera puntual o recurrente, y si trabajan regularmente con el mismo cliente. Si se dan varias respuestas afirmativas, aconsejamos el alta en autónomos.", señala un portavoz.

Según la misma fuente, la empresa siempre ha incidido en "la importancia de realizar trabajos esporádicos para diferentes clientes, para no caer en la figura de falso autónomo".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad