Fainé apuesta por Agbar y enviará a independientes a Aguas de Valencia

stop

La Caixa comunicará a Competencia que mantiene sus dos puestos en el consejo de administración de Aguas de Barcelona

Isidre Fainé, Ángel Simón y Eugenio Calabuig

11 de abril de 2013 (21:14 CET)

Isidre Fainé, presidente de Caixabank, seguirá como vicepresidente de Aguas de Barcelona (Agbar), la compañía en la que comparte capital con la multinacional francesa Suez Environnement. También seguirá en el consejo de administración Manuel Raventós Negra en representación del grupo financiero barcelonés. Así lo comunicará a la Comisión Nacional de Competencia (CNC) en las próximas horas, según ha podido saber Economía Digital.

La decisión se produce después de que La Caixa comprara Banco de Valencia y, en consecuencia, asumiera la participación indirecta de un 30% del capital que el banco controlaba en Aguas de Valencia a través de una sociedad instrumental (Agval).

Al aprobar la adquisición de Banco de Valencia, la CNC obligó a La Caixa a decantarse por sentarse en una u otra compañía. Ambas son competidoras en diferentes mercados en la gestión integral del agua. Tras la resolución de la CNC algunos miembros de la institución financiera difundieron que la apuesta del grupo sería centrarse en el negocio valenciano.

Opción: consejeros independientes

La solución lograda pasa porque la representación de sus acciones sea ejercida por consejeros independientes u otras fórmulas que eviten la colisión en términos de competencia entre Aguas de Valencia y Agbar.

Se da la circunstancia de que en ambas compañías existe un socio común: Suez. Mientras que en Agbar es el accionista de referencia, en la compañía valenciana está fuera de la gestión. Una alianza entre el antiguo Banco de Valencia y el empresario local Eugenio Calabuig ha impuesto sus criterios a los representantes del grupo francés, poseedor del 33,02% de las acciones.

Preservar la catalanidad

Entre los elementos que han inclinado la decisión de Fainé destaca la situación de enconamiento accionarial que se vive en Aguas de Valencia entre Calabuig y Suez. El presidente de La Caixa, además, mantiene una larga relación con Agbar. Fue designado vicepresidente a principios de 2010, y en su designación influyeron las presiones del Govern de la Generalitat (presidido entonces por José Montilla) a Suez con objeto de preservar una cierta catalanidad de la concesionaria de aguas.

La complejidad del panorama político valenciano también ha desalentado a los banqueros catalanes a dedicarse con mayor atención al negocio heredado en esa comunidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad