Fainé dio una semana a Colombia pero Santos expropió antes de tiempo

stop

Gas Natural advirtió al presidente colombiano de que dejaría de pagar la generación de electricidad ante los reiterados incumplimientos del gobierno

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en una imagen de archivo / EFE

Barcelona, 16 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

La crisis de Gas Natural Fenosa en Colombia se precipitó este martes. La intervención de su filial Electrocaribe se adelantó dos días. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, no esperó a que finalizara el ultimátum lanzado la semana pasada por la compañía española y avanzó por la calle del medio, optando por la vía intervencionista.    

Electrocaribe sufre deudas que suman 1.260 millones de euros, por parte de clientes particulares pero también de administraciones, mientras cumple con la generadora que le vende la electricidad para que la comercialice en el país.

Isidro Fainé y Rafael Villaseca, presidente y consejero delegado de Gas Natural, viajaron la semana pasada a Bogotá y se reunieron con Santos el jueves para buscar una solución a esta deuda.    

Ante la resistencia del presidente colombiano, Fainé y Villaseca lanzaron un ultimátum al gobierno: si éste, y el resto de administraciones, no empezaban a abonar lo que debían a la eléctrica, y buscaban una solución al fraude, este jueves dejarían de atender las facturas de la empresa generadora, que es pública.

Santos tenía, pues, una semana para resolver el conflicto. En lugar de ello, intervino Electrocaribe este martes.    

Santos se adelanta    

Legalmente, era demasiado pronto para la intervención: debe de producirse un impago para que la administración pueda tomar las riendas de una empresa privada. Este impago sólo era de palabra, ya que el vencimiento estaba fijado para el próximo jueves. Ahora ya no hay lugar para el incumplimiento por parte de Gas Natural.

Será el propio gobierno colombiano el que deberá asumir los pagos de la generadora, nóminas y  mantenimiento del servicio a los clientes. También tendrá que resolver los problemas de morosidad, por lo que Gas Natural puede incluso salir beneficiada de la intervención.        

Cinco años de conflicto    

El conflicto se remonta al menos cinco años atrás. De hecho, antes de la fusión con Gas Natural, Unión Fenosa ya había iniciado conversaciones con el gobierno colombiano para resolver un problema que ponía en peligro la viabilidad de la eléctrica. Pero en estos años no se ha resuelto y ha ido creciendo hasta descontrolarse.

Electrocaribe sufre un doble problema de impagos. Por un lado, por los clientes que pinchan la luz. Es decir, que se conectan ilegalmente al poste, como se puede ver en las siguientes imágenes, a las que tuvo acceso Economía Digital.    



Ante evidencias como estas, la filial de Gas Natural en Colombia pidió reiteradamente al gobierno que actuase, obligando a los infractores a abandonar el fraude, multándolos y persiguiendo a las mafias que en algunos casos conectan a un particular al poste por un módico precio.



Colombia no ha combatido estas infracciones, pero lo que resulta especialmente sorprendente es la actuación de las administraciones en el otro fraude que sufre Electrocaribe: el que ejerce el propio sector público. Escudándose en una ley que prohíbe cortar la luz a un edificio público, muchas administraciones dejaron de pagar facturas.

Conversaciones formales

A causa de este doble fraude, Gas Natural calcula que sufre un agujero acumulado de más de 1.200 millones de euros, de los que tiene provisionado el 83%. Para intentar buscar una solución, hace cuatro meses apeló al tratado de protección de inversiones entre España y Colombia, por el que se inició un periodo de seis meses de negociaciones que se truncaron bruscamente este martes.

Ahora toca esperar. La energética está estudiando las acciones a tomar mientras se mantiene a la espera de los acontecimientos. El 17 de enero vencen los seis meses de vigencia de las negociaciones bajo el paragua del tratado bilateral España-Colombia.  

Si para entonces el país suramericano mantiene la gestión y no ha encontrado solución a los problemas de Electrocaribe, Gas Natural podría recurrir al Ciadi, el organismo del Banco Mundial que se encarga de arbitrar en este tipo de conflictos respecto a inversiones. Entonces empezaría un proceso que se prevé largo.

Gas Natural tranquiliza a sus inversores   
 
La compañía española informó este martes al regulador bursátil español (CNMV) de la intervención, matizando que mantiene las acciones de Electrocaribe. Sólo ha perdido la gestión, y espera que sea una medida temporal, agregó.

Gas Natural mantiene la consolidación de la eléctrica colombiana y no prevé que tenga ningún impacto negativo ni sobre su operativa ni sobre su resultado. Tampoco modificará su política de dividendos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad