Ficosa ratifica un ERE para los trabajadores de la planta de Viladecavalls

stop

REESTRUCTURACIÓN

Josep Maria Pujol, presidente de Ficosa

26 de septiembre de 2011 (19:53 CET)

La multinacional Ficosa y los trabajadores de sus centros productivos ubicados en Catalunya (Rubí, Mollet del Vallès y Viladecavalls) se han reunido con el fin de llegar a un entendimiento tras largos meses de desavenencias. La necesidad de reestructuración del grupo para reducir costes y concentrar los empleados en una misma planta, la de Viladecavalls, ha generado un conflicto laboral.

Además, la compañía catalana ha corroborado durante el encuentro la decisión de gestionar un expediente de regulación de empleo temporal (ERE) para los trabajadores de la factoría de Viladecavalls, sin especificar el número de afectados ni las condiciones. La tramitación comenzará el próximo octubre para entrar en vigor en enero de 2012 y atañe a los empleados procedentes de la antigua Sony.

En su exposición, Ficosa ha insistido, siguiendo el mismo discurso que en ocasiones anteriores, en el hecho de realizar el traslado de los trabajadores “sin ningún coste” ni la aplicación de una subida salarial, según ha confirmado a Economía Digital un miembro del comité de Ficosa Electronics, Juanjo Rico, que también ha señalado la necesidad de que se asegure el trabajo en los próximos años.

Este aumento de sueldo, que queda reflejado en el convenio sectorial de la empresa, se fijó antes de que ésta comenzase a atravesar dificultades financieras. 

Negociaciones en paralelo


Sin embargo, la multinacional sí ha cedido ante una de las propuestas de los trabajadores. Ficosa ha dado luz verde a realizar negociaciones de forma individual en cada uno de los centros aunque bajo la supervisión, una vez al mes, de un comité superior de la conselleria de Empleo.

Sin embargo, los trabajadores reclaman que “se especifique cuál será el futuro industrial de Ficosa” y exigen más transparencia e información acerca de “la situación de las producciones, los productos, las inversiones y la plantilla del grupo”, en palabras del presidente de la Federación del Metal, Jordi Carmona.

En su defensa, el portavoz de Ficosa, David Guerrero, ha insistido en el contrato de comunicación telemática que este verano firmó la empresa con un potente cliente europeo y que prevé una facturación de 200 millones de euros en cuatro años.

Bloqueo en el traspaso de las líneas extranjeras

En cuanto a la pretensión de Ficosa de trasladar a su vez las líneas extranjeras del grupo a la planta de Viladecavalls, para la fabricación de artículos para automóviles, la multinacional ha bloqueado cualquier movimiento.

La compañía prefiere esperar hasta cerrar definitivamente un acuerdo entre los distintos comités de las factorías que asegure la continuidad de la producción y del grupo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad