Forbes aterriza en España con una apuesta por los emprendedores

stop

COMUNICACIÓN

Andrés Rodríguez, editor de Forbes España

07 de marzo de 2013 (22:15 CET)

Las listas. De todo tipo. Pero, principalmente, las de los hombres y mujeres más ricos del mundo. Es lo que caracteriza a la revista Forbes, la biblia norteamericana del mundo de los negocios, y un adalid para aquellos que no desean impedimentos en el desarrollo de sus empresas. Con apuestas claras por una fiscalidad que no supere unos determinados límites que son, sin duda, diferentes a juicio de un lector anglosajón o de un europeo. Por ahora, en España no se generarán esos debates, pero el editor en español de la revista, Andrés Rodríguez, promete implicarse “en lo que sea necesario, en todo aquello que sea de interés para el emprendedor español”.

De Guindos se sincera

Rodríguez ha conseguido editar Forbes en España, con un primer número que ya está en la calle en este mes de marzo. La revista combinará los contenidos de la edición norteamericana con información española. Una de las que se incluye en el primer número es una entrevista con el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la que reconoce que “no era fácil detener la burbuja inmobiliaria”, y asegura que lo dice “en beneficio del Gobierno de Zapatero”, una afirmación nada usual entre los dirigentes políticos españoles, habituados a la crítica rotunda contra el adversario.

El editor ha traslado el modelo que ya puso en práctica, como fundador y presidente de SpainMedia Magazines, con las revistas Esquire, Harper's Bazaar y Orizon.

Apuesta por el papel

Su apuesta por un medio en papel, --aunque la revista, como todas las del grupo tiene su propia web-- justo en estos momentos de crisis en todo el sector de los medios de comunicación, es rotunda. “El papel de calidad, con una edición muy bien tratada, sigue siendo un gran vehículo para los anunciantes, que nos han mostrado su confianza con nuestras publicaciones”, asegura Andrés Rodríguez, a Economía Digital, convencido de que los medios de calidad seguirán teniendo adeptos. Forbes tiene versiones en China, India, Israel, Oriente Medio, Polonia, Rumanía, Rusia y Ucrania. .

Pero en España la fórmula de Forbes podría tener un problema. ¿Existe un entramado empresarial de primera línea que sea susceptible de ofrecer información continuada a largo plazo? Rodríguez asegura que sin duda existe, pero que la idea es adaptar la revista a la realidad española, con una economía basada en pequeñas y medianas empresas.

“Queremos descubrir valores y acompañar a esos emprendedores”, afirma, con una idea que comienza a perfilar. Desea incorporar a esas famosas listas una de jóvenes empresarios, “los que tienen menos de 30 años y están haciendo cosas muy interesantes”.

El mejor momento de la historia


El momento, sin embargo, no es el idóneo, pero Rodríguez rechaza la aseveración. “No ha habido en la historia de España un momento tan bueno como ahora para publicar una revista como Forbes”, precisa, con el argumento de que, en situaciones de cambios profundos, es cuando el sector económico “está más interesado en la información, en las tendencias, en las historias personales”.

Claro que ese deseo plantea otro inconveniente. La cultura anglosajona exhibe sus triunfos económicos, y también sus fracasos. Ama el dinero. Y no se esconde en mostrarlo. “La cultura española, basada en valores católicos es diferente, pero las generaciones más jóvenes han cambiado mucho”. Es decir, la edición española de Forbes quiere ir al encuentro de todo aquel que esté impulsando nuevos negocios. Información económica, por tanto, “no para especialistas, sino para un público más general interesado en el sector”, pero “centrada en historias personales”.

Mas dice que no aparecerá en las listas

En el acto de presentación, en el Hotel Majestic, Rodríguez insistió en que buscará acompañar los nuevos proyectos empresariales, vitales ahora mismo en España. Al acto asistió el President Artur Mas, quien incidió en que la realidad empresarial ofrece numerosos casos de emprendedores que están haciendo bien las cosas, pero no aparecen en los medios. Y aventuró que él mismo no saldrá en la revista, porque no forma parte de esas listas de grandes magnates. “No sé si alguno de ustedes saldrá”, aseguró, con una sonrisa, que agradecieron los invitados a la presentación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad