Francisco González, con el PP: las alternativas populistas no llevan "a ninguna parte"

stop

REGENERACIÓN POLÍTICA

Francisco González, presidente del BBVA / EFE

en Barcelona, 15 de junio de 2015 (14:49 CET)

El Gobierno del PP tiene sus alfiles en el conjunto de la sociedad española. Uno de ellos es Francisco González, el presidente del BBVA. A González no le duelen prendas para acercarse a los postulados del PP, y tiene claro que las alternativas políticas que se han dibujado tras las elecciones autonómicas y locales del 24 de mayo pueden ser contraproducentes. "Es un viaje a ninguna parte", ha asegurado en la inauguración de un curso de economía organizado por la Asociación de Información Económica (APIE) en Santander.

El banquero se ha mostrado comprensivo con las condiciones que han alentado esas alternativas, y que han logrado el gobierno en plazas como Madrid o Barcelona, con Ahora Madrid y Barcelona en Comú, respectivamente. Entiende que ese voto es el resultado del cabreo social, ante la situación económica, pero ha añadido que, aunque las alternativas políticas "evitan el enquistamiento y son buenas", éstas "deben ser buenas" y no provocar el efecto contrario, y es que "las promesas inviables acaban pasando factura".

Mejora en la situación económica

González se ha mostrado optimista con la situación económica española: "Ha pasado de ser visto como un enfermo grave" a "uno de los países que mejor ha hecho los deberes", ha explicado. Además, gracias a las reformas "estamos en condiciones de mantener la senda del crecimiento en los próximos años", ha concluido.

En su discurso, el banquero ha alabado al Gobierno por "fomentar la contratación indefinida" y ha avisado a los presente que "la recuperación ha llegado, por los efectos de la crisis todavía permanecen". Sin embargo, ha recordado que aún es necesario reformar la "dualidad del mercado de trabajo, adoptar nuevas tecnologías en la empresa y un cambio profundo en la educación".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad