Gas Natural Fenosa espera resolver el contencioso con la argelina Sonatrach antes del verano

stop

La compañía niega que existan negociaciones con su proveedor para darle entrada en el capital

Sede de Gas Natural en Barcelona

22 de febrero de 2011 (14:57 CET)

Sin compromisos, pero con un deseo claro: el contencioso que enfrenta a Sonatrach y Gas Natural Fenosa por los precios de los contratos de suministro de gas debería resolverse en el primer semestre de este ejercicio. Ése ha sido uno de los mensajes que el consejero delegado de la energética catalana, Rafael Villaseca, ha trasladado a analistas y prensa en una maratoniana jornada de presentación de los resultados de 2010.

“No les hemos ofrecido entrar en el capital ni hemos recibido oferta alguna en ese sentido”, ha señalado Villaseca a las reiteradas preguntas que los informadores le han formulado sobre cuál puede ser la solución negociada que evite prolongar en el tiempo ese desacuerdo nacido en 2007 y que, en el terreno judicial, parece decantarse a favor de la compañía argelina.

Tanto es así, que los 1.201 millones de euros de beneficio neto que ha declarado el grupo que preside Salvador Gabarró en 2010 se habrían incrementado en unos 350 millones si no hubieran mediado las provisiones que en los últimos años se incorporan al balance de la compañía. Sonatrach reclama más de 1.700 millones de dólares, lo que supone un duro revés para el grupo español si finalmente se viera obligado a atender ese pago.

Negociación rápida

Aunque Villaseca volvió a repetir que el laudo dictado por un tribunal arbitral internacional a favor de los argelinos es “abusivo y desproporcionado”, el primer ejecutivo de la gasística admitió que, además de oponerse legalmente ante el Tribunal Federal Suizo, Gas Natural Fenosa está negociando con su proveedor de gas para hallar una solución al desencuentro.

De hecho, el riesgo sobre sus cuentas que plantea ese asunto es la principal preocupación de la compañía en estos momentos. Más todavía cuando la tensión geopolítica en la región está alcanzando tintes inescrutables en el futuro inmediato. Villaseca recordó que los intereses de la empresa que dirige en Libia, Argelia y Egipto no deberían poner en peligro ni el suministro ni la orientación del negocio. Es más, el ejecutivo se jactó de que, en el peor de los casos, la capacidad de diversificación de aprovisionamento de Gas Natural es suficiente para hacer frente a un colapso político en esa zona.

Buena marcha de la actividad energética

En el negocio de la compañía, las cosas marchan a un ritmo aceptable según sus ejecutivos. En España se ha producido una cierta recuperación de la demanda, sobre todo eléctrica, y el mercado residencial no está afectado por la crisis del sector inmobiliario.

De ahí que el negocio se haya orientado a cumplir con las directrices estratégicas del grupo hasta 2014, que pasan por reducir la deuda (en este ejercicio ha disminuido en 3.500 millones hasta los 17.400 actuales) y mantener la política de retribución al accionista que se ha mejorado un 1% (0,80 euros por título).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad