Un glover. Foto cedida

Glovo vuelve a ganar en los juzgados

stop

Un juzgado en primera instancia de Madrid resuelve otra vez que los repartidores de la startup son autónomos

Barcelona, 07 de febrero de 2019 (13:05 CET)

Un juzgado en primera instancia de Madrid resolvió a fecha de ayer, miércoles, que los repartidores de la startup barcelonesa Glovo son autónomos, reconociendo así la plena validez de su modelo de negocio.

El juzgado de lo social nº 17 de Madrid emitió esta resolución tan solo cuatro meses después de que otro juzgado en primera instancia de la capital validara el modelo de la compañía con los colaboradores. Antes ya lo hizo la justicia italiana, en una resolución que apuntaba en la misma dirección. 

La sentencia reza que “a la vista de cómo se llevó a cabo la prestación de servicios, se puede decir que efectivamente se trata de una relación de autónomo económicamente dependiente”.

Entre otras argumentaciones, se explica lo siguiente: “El profesional tiene total libertad, en sentido amplio, para aceptar o rechazar la realización de un servicio. También tiene plena libertad para conectarse a la app a través de la cual recibe la notificación de entrada de solicitud de un servicio”.

El texto añade que “una vez conectado a la plataforma, (el rider) cuenta con plena libertad para aceptar o no un determinado recado o micro tarea. Que no estaba sometido al poder disciplinario ni organizativo de la empresa y que era libre de aceptar o no un pedido, y que una vez aceptado, podía rechazarlo”.

El rider tiene “libertad” y no existe “dependencia laboral”

La justicia tumba alguna de las acusaciones que siempre han pesado contra Glovo. Así, se asegura que “el profesional tiene libertad para organizar la prestación de servicios; el horario lo marca él mismo y el itinerario, procedimiento y medio de transporte, así como la jornada en la que va a aceptar los recados. El profesional no queda sujeto a ningún régimen de exclusividad“.

En conclusión, se expone que “no existe una dependencia absoluta del trabajador frente al empresario, puesto que no está obligado a prestar los servicios que se le ofrecen a través de la aplicación informática, no se designa ningún mensajero específico para prestar el servicio, son libres de aceptarlo y no se les penaliza si no se conectan a la plataforma informática“.

Glovo, optimista frente a la cascada de juicios 

La directora legal de Glovo, Marita Rancé, afirma que en Glovo se ha “confiado desde el inicio en la legalidad y viabilidad de nuestro modelo de negocio. Nos complace que un Tribunal español valide, por segunda vez consecutiva, el modelo y el contrato utilizado en una sentencia muy elaborada". 

Es verdad que “se trata de un primer pronunciamiento, pero esperamos que ésta y la anterior se confirmen en próximas instancias y por supuesto que se tenga en cuenta por la autoridad laboral”, añade. 

Y es que la compañía todavía tiene en el calendario varias citas con la justicia. Una de ellas llegará el 5 de marzo, en Barcelona, en un juicio en el que se enfrontará a dos ex repartidores. Este enfrentamiento se pospuso al 29 de enero, tal y como contó este medio, pero se volvió a posponer por segunda vez al 5 de marzo.  

Lo mismo sucederá en Zaragoza. Se enfrentará en los juzgados con antiguos trabajadores por la inspección de trabajo que se realizó para conocer en qué condiciones trabajaban 200 riders. La fecha para la que está programada el macrojuicio es septiembre.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad