Govern, CatalunyaCaixa y Unnim apuran contactos con el BE para reducir la entrada del FROB

stop

La negociación con el Banco de España se centra en la decisión de reducir el porcentaje que se tomará de las entidades en torno a las provisiones y la captación de negocio

24 de septiembre de 2011 (20:08 CET)

El Govern, CatalunyaCaixa y Unnim mantienen este fin de semana contactos con el Banco de España para poder reducir la entrada masiva del FROB en el capital de ambas cajas catalanas, antes de que el organismo liderado por Miguel Ángel Fernández Ordóñez se reúna este lunes.

En el caso de Catalunya Caixa, la entidad prevé la inyección de 1.718 millones de euros que realizará el FROB equivalga al 90% del capital de CatalunyaBanc, el banco a través del que se vehiculará la actividad financiera de la caja, creado para poder capitalizarse.

En el caso de Unnim, el porcentaje del FROB, que aportará 568 millones a UnnimBanc, es todavía superior, de casi un 100%, debido a que las valoraciones realizadas a ambas cajas --que el Banco de España dará a conocer la próxima semana-- ha sido muy a la baja.

Los argumentos en la negociación con el Banco de España para reducir, aunque sea mínimamente, el porcentaje que tomará el FROB, giran en torno a temas como las provisiones y la captación de negocio, y las dos cajas también confían en el papel que puede jugar en su defensa la Generalitat, que sigue el proceso de cerca.

La entrada mayoritaria del FROB, que será por un máximo de cinco años, supone que pase a controlar el consejo de administración, con profesionales que el Gobierno comunicará a la Generalitat para contar con su visto bueno.

En un principio, el Banco de España prevé mantener a los actuales equipos gestores, con Adolf Todó a la cabeza en CatalunyaCaixa y Jordi Mestre en Unnim, aunque puede ser que cambie su ámbito de responsabilidad.

CaixaCatalunya sigue el proceso normal de capitalización

Las dos cajas celebraron este viernes consejos de administración para dar luz verde al plan de capitalización que será la hoja de ruta para los próximos años, y sobre el que CatalunyaCaixa destaca que "no prevé ningún plan adicional de reestructuración".

CatalunyaCaixa afirma que está siguiendo "el camino marcado desde el inicio", cuando en marzo optó por la inversión del FROB en su accionariado para responder a las exigencias de la nueva normativa financiera que exige un capital principal del 10%.

También han destacado que "ante las oscilaciones actuales y deterioro de los mercados, la participación elevada del FROB refuerza la solidez de la entidad", que el 1 de octubre tendrá un capital principal del 10,7%, lo que supone 1.718 millones a cambio de una participación mayoritaria en la entidad.

CatalunyaCaixa, siguiendo sus planes, tiene ahora hasta cinco años - periodo máximo que se mantendrá el FROB en el capital - para buscar inversores que tomen el relevo del capital del Gobierno.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad