Flota de IAG: aviones de Iberia y Vueling.

IAG gana el 7% más impulsada por los problemas de la competencia

stop

La matriz de Iberia y Vueling se beneficia de las quiebras de Alitalia y Air Berlin, las cancelaciones de Ryanair y la ayuda de los bajos precios del petróleo

Barcelona, 27 de octubre de 2017 (10:10 CET)

A International Airlines Group (IAG) le sonríe el caos aeronáutico de Europa. La matriz de British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus ganó el 7,5% en el tercer trimestre de 2017 impulsada por el buen funcionamiento de sus operaciones, tanto en el Viejo Continente como en el largo radio. Mientras la competencia sufre, IAG exhibe músculo. Siempre con la inestimable ayuda del bajo coste del combustible.

El grupo registró unos beneficios de 1.000 millones de euros frente a los 930 del periodo equivalente de 2016. Sin recortar las partidas extraordinarias el incremento es del 18%. En el acumulado del año, la escalada es del 7,4%: desde los 1.484 millones a los 1.567 millones.

IAG se valió de la oleada de quiebras vividas a lo largo de 2017. Los bajos precios del petróleo llevaron a las aerolíneas a recortes de precios insostenibles y Alitalia, Monarch Airlines y Air Berlin todavía auguran un futuro incierto. El lado bueno, el grupo ahorró 300 millones en combustible en los primeros nueve meses mientras las aerolíneas más débiles cayeron en bancarrota.

IAG creció tanto en el mercado europeo como en los vuelos a América y Asia

“El mercado europeo registró una evolución positiva”, señalan desde la empresa, que logró aumentar la capacidad en un mercado saturado. Al crecimiento contribuyó las cancelaciones masivas de Ryanair debido a la falta de pilotos.

También se saldaron con balance positivo las operaciones hacia América y Asia, con nuevos vuelos de British Airways a Fort Lauerdale, Nueva Orleans y Oakland y la consolidación de las rutas asiáticas de Iberia hacia Shanghái y Tokio.

Por ello, los ingresos por la venta de billetes subieron el 2,2% --a tipo de cambio fijo--. “El impulso es gracias a las mejoras del mercado español y latinoamericano. Nuestros resultados comerciales fueron buenos a pesar de las interrupciones debido al tiempo y el terrorismo”, celebró Willie Walsh, consejero delegado de IAG.

El volumen de pasajeros de IAG en 2017 crece al ritmo del 3,3%

Así, parece que los atentados del pasado mes de agosto en Las Ramblas de Barcelona, el gran feudo de Vueling, no tuvieron una gran influencia en la operación. “Vueling registró una ligera reducción de capacidad dentro de su proceso de ajuste por dotarse de una red menos estacional, más densa y concentrada”, justifican desde la firma. El proceso ya fue explicado por Economía Digital hace unos meses.

En total, el volumen de pasajeros transportados creció en los primeros nueve meses el 3,3% hasta los 80 millones. Más modesta, del 1,3%, fue la subida en el trimestre.

IAG espera cerrar el año con un beneficio operativo de 3.000 millones de euros, siempre antes de partidas excepcionales como los costes del Plan de Transformación de Iberia –que costó 180 millones sólo en el tercer trimestre—y los recortes en British Airways –91 millones en el mismo periodo.

A pesar de superar las expectativas, el grupo aeronáutico estrenó la jornada en bolsa con una caída del 3,95% hasta los 7,24 euros por acción. Ni el anuncio de un dividendo de 12,5 céntimos por participación convenció a los inversores.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad