La batalla por la presidencia de la CEOE implica también al PSOE

stop

Varios empresarios catalanes se dirigen a Chaves y Zarrías para que frenen la candidatura del andaluz Santiago Herrero

Manuel Chaves, vicepresidente tercero del Gobierno

04 de noviembre de 2010 (19:12 CET)

No sólo Esperanza Aguirre tiene un papel importante en las próximas eleccciones a la CEOE. El ascendente de la presidenta de la Comunidad de Madrid sobre la patronal CEIM puede ser crucial para decantar el voto de esta organización territorial o, incluso, para amparar una nueva candidatura que se sumara a las tres anunciada. El PSOE también tiene interés en el resultado de la sustitución de Gerardo Díaz Ferrán.

El miércoles pasado, tras la reunión de la junta directiva de la CEOE, varios empresarios catalanes mantuvieron un almuerzo con el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, y el secretario de Estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías, dos de los pesos pesados del PSOE andaluz.

El encuentro tuvo lugar en un discreto restaurante de la capital y tenía por objeto negociar sobre cuáles son las posibilidades de la candidatura de Santiago Herrero, presidente de la Confederación Empresarial Andaluza, a la presidencia de la CEOE. Los representantes de la patronal catalana advirtieron a los dos políticos de que las posibilidades de Herrero son mínimas y fracturan la cohesión territorial de la patronal española.

"Chaves y Zarrías han sido el gran apoyo de Herrero durante los años en que han estado en la Junta de Andalucía. Les hemos explicado la situación y únicamente les preocupa que el Gobierno pueda tener una interlocución clara con la CEOE", asegura uno de los asistentes, que apoyan la candidatura de Juan Rosell, y que ven cada vez más posibilidades de que Herrero y Rosell cierren en los próximos días un pacto para evitar la confrontación electoral.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad