La 'burbuja' del oro de inversión continúa en 2013

stop

El precio del metal suma 11 años consecutivos de subidas

Algunos lingotes de oro

03 de enero de 2013 (20:30 CET)

La compra de lingotes de oro como un producto de inversión se ha disparado en los últimos años debido a la revalorización de este metal precioso. Y la tendencia es que siga creciendo durante 2013.

Además, desde que se inició esta burbuja dorada ha variado, y mucho, el perfil de comprador. “Cada vez hay más ahorradores y mileuristas que invierten en oro como un valor seguro”, apunta la portavoz de la empresa Oro Direct, Corinna Heilmann. Pero en consecuencia, las inversiones son más reducidas. “Si en 2006 se llegaban a invertir 20.000 euros, este año el 80% de las ventas se han centrado en lingotes pequeños cuyo precio varía entre los 130 y los 470 euros”.

Aunque las inversiones son menos cuantiosas, a lo largo de 2012 las ventas han crecido un 30% con un repunte singnificativo en la campaña navideña. “Mucha gente mayor compra lingotes a sus hijos o nietos para enseñarles a ahorrar. Es como regalar dinero con una rentabilidad”, explica Heilmann. El oro ha cerrado el año en los 1.674 dólares (1.277 euros) con una ganancia del 7,62%. “Es el undécimo año que registra subidas”, subrayan desde Oro Direct.

Compras en ventanilla

Pese a que las empresas de venta de oro de inversión ofrecen sus servicios por Internet las ventas se realizan principalmente en ventanilla. “La gente quiere tocar el lingote y asegurarse de que es de calidad. Por ello, las compras se realizan principalmente en tienda”, detalla Heilmann.

Así, Oro Direct tiene previsto ampliar su red de establecimientos en España durante el próximo año y hacer más accesible la venta. Por ahora esta firma tiene tiendas en Madrid, Barcelona, Valencia y Málaga, además de una delegación en Galicia, y su facturación ha crecido un 40% en 2011, con ventas en torno a los 800 millones de euros.

Exento de IVA

Además de la subida del precio del oro, la venta también ha crecido en 2012 debido a que este metal está exento de IVA. “Antes de entrar en vigor la subida de este impuesto en España se produjeron mayores ventas porque los compradores pensaban que el Gobierno podría imponer una nueva tasa al oro”, asegura Heilmann.

Sin embargo, la divisa más antigua del mundo está libre de impuestos lo que ha aumentado, todavía más, su demanda no sólo al cierre de 2012, sino también con el año nuevo. “La previsión para 2013 es que aumenten las ventas porque los antiguos compradores vuelven a invertir, aunque se espera un crecimiento de la cartera de clientes más moderado que otros años, cercano a un 15% anual”.

Tanto es así que ya se habla de que la burbuja del oro –en comparación con la burbuja inmobiliaria – podría estallar en cualquier momento con una fuerte bajada del precio. Pero las empresas dedicadas a la venta de este metal aseguran que es un valor seguro y que como no se puede producir más --como sí ocurre con otras divisas-- es más difícil que se libre de una importante caída.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad