La encrucijada de Josep González en Pimec

stop

El pulso de los empresarios independentistas a la dirección de la patronal abre el melón de la sucesión

De izquierda a derecha, Miquel Camps, Josep González y Antoni Cañete | ED

03 de abril de 2014 (02:00 CET)

Regeneración o continuidad en la cúpula de la patronal de la pequeña y mediana empresa de Catalunya. Un día antes de reunirse con el president de la Generalitat, el máximo ejecutivo de Pimec, Josep González, ha visto como se ha abierto el melón de su sucesión. El movimiento ha sido impulsado por un lobby que cada vez cobra más fuerza en el seno de la organización, el Cercle Català de Negocis (CCN).

El comunicado que han hecho público este miércoles no deja margen de duda: si el presidente no da su brazo a torcer, CCN amenaza con articular una candidatura alternativa que desplace a su junta directiva en las elecciones que deben celebrarse a finales de año. Es decir, exigen que Pimec se convierta en la primera organización empresarial con arraigo en el territorio que abrace públicamente la opción secesionista y marque el camino a seguir por otras agrupaciones.

¿Pueden alcanzar su objetivo? Todos los empresarios de la patronal consultados por este medio aseguran que cabe una cierta posibilidad. De hecho, la andanada independentista no será la primera presión política que González soporta durante sus mandatos. En otras ocasiones, algunos líderes de CiU intentaron tomar el control de la patronal de pymes al considerar que se trata de un colectivo muy próximo a las tesis de la formación política. González repelió algunas injerencias en la organización y logró mantenerse al frente de la institución.

Largo liderazgo

El nuevo envite nacionalista coincide en un momento de hartazgo en el seno de la patronal por la larga trayectoria de González al frente de organizaciones empresariales, que se sitúa en 33 años. Tomó el mando de Pimec en 1997, cuando la organización se fusionó con la patronal Sefes, que procedía del Baix Llobregat (Barcelona). Antes, lideró dicha entidad desde 1981.

La longeva actividad del empresario pasaría desapercibida en cualquier otro momento, señalan los mismos interlocutores. Ahora coincide en el tiempo con una coyuntura en el que las instituciones están en horas bajas y en el que la regeneración es uno de los requisitos que se reclaman para dar el giro definitivo a la situación económica.

Especialmente desde los sectores independentistas se reclaman caras nuevas para liderar el eventual proceso político. Sin embargo, González concurrirá con bastante posibilidad, según fuentes consultadas, a la reelección.

Cabreo empresarial

“No se debe olvidar qué empresarios conforman Pimec”, indica otra fuente consultada. La mayoría son corporaciones muy pequeñas, incluso microempresas, cuyo negocio no está tan vinculado al mercado español como el de otras corporaciones de mayor tamaño. A todo ello se le debe sumar el cabreo existente porque la recuperación se empieza a notar a niveles macro pero no en las cajas de los asociados.

La junta directiva encabezada por González ya intentó expresar el malestar empresarial en el acto Diguem prou! (¡Digamos basta!) --de hecho, la reunión con Mas tiene como objetivo presentar estas reivindicaciones—, pero incluso a pesar de dejar claro que se trataba de una reivindicación empresarial y no política, no se pudo evitar que un grupo de asistentes finalizara el acto con gritos de Independencia. Y una buena parte de los presentes se sumaron al cántico.

“Lo ideal seria que la regeneración se produjese sin ningún vínculo político”, señala uno de los empresarios de la organización que prefiere mantener el anonimato. El ejecutivo denuncia que los liderazgos tan longevos provocan “vicios y servilismos” que conviene atajar y que si la amenaza de CCN sirve para reordenar las primeras sillas de la patronal será positiva.

¿Cañete o Camps?

González, que ha declinado pronunciarse, aún no ha afirmado de manera oficial si concurrirá o no a los próximos comicios de la organización. La “sucesión natural”, según los consultados, pasa por uno de los dos ejecutivos que le acompañarán este jueves al Palau de la Generalitat: el secretario general, Antoni Cañete, y el presidente de Pimec Joves Empresaris, Miquel Camps. Este medio, no obstante, conoce la voluntad de González de liderar la futura junta directiva de Pimec. En ese sentido, Cañete tampoco abraza las tesis independentistas, aunque no es tan clara su negativa a liderar la entidad en el futuro inmediato.

Los próximos meses serán claves para el futuro de la patronal. Por ahora, si el CCN quiere concurrir a las elecciones necesita un mínimo centenar de avales de empresarios asociados. Es el corte de entrada para presentar la candidatura, según fuentes de la institución. Una meta alta pero realista para un grupo cuya principal bandera es la independencia. “Al final, de lo que se habla aquí son de sentimientos”, sentencian los consultados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad