La innovación empresarial ayuda a las empresas a mejorar su competitividad . Fotografía: NordWood Themes

La innovación empresarial es clave para la competitividad

stop

La información fiable y contrastada es esencial para que cualquier empresa identifique qué innovaciones implementar para ser competitiva

Economía Digital, en colaboración con

La innovación empresarial ayuda a las empresas a mejorar su competitividad . Fotografía: NordWood Themes

Madrid, 30 de diciembre de 2019 (04:55 CET)

Hablar de innovación empresarial es hablar de introducir elementos novedosos que aporten soluciones inéditas a los problemas existentes, que permitan satisfacer mejor las necesidades de sus clientes y que, además, optimicen los procesos de compra.

Por otro lado la innovación económica es el proceso por el que, entre otras cosas, las ideas se convierten en nuevos bienes y servicios, se ahorra dinero y tiempo, y se aumenta la calidad de vida de las personas.

Las empresas actuales tratan de destacar ante su competencia convirtiendo las ideas en nuevas tecnologías y procesos, y es que la innovación es un aspecto fundamental para el desarrollo exitoso de un negocio. Para hacerlo correctamente es fundamental conocer a la competencia; algo que se puede hacer consultando diferentes fuentes, como lo informes de compañías que ofrece eInforma.

Para promocionar la innovación entre el tejido empresarial de nuestro país, el Ministerio de Economía creó en 2014 una definición y un sello para distinguir a aquellas empresas y pymes, que sean innovadoras. Aunque este sello no es exhaustivo y clasifica únicamente a las empresas que lo solicitan, la cifra, que alcanza 0,19% del tejido empresarial español, es bastante baja.

Solo el 0,2% de las empresas españolas son clasificadas como innovadoras

Según el último estudio publicado por Informa D&B, el número de compañías clasificadas como innovadoras por el Ministerio de Economía asciende a 2.296, que representan únicamente ese 0,19% del conjunto del tejido empresarial del país. De estas empresas el 97% se encuentra activas y el 3% restante en otra situación, como puede ser en proceso concursal o en proceso de extinción.

Atendiendo a su tamaño, 986 son microempresas, un 43% del total; 806 se encuentran en el grupo de pequeñas, representando un 35%; 418 entran en la definición de empresas medianas y 86 en la de grandes, suponiendo un 18% y un 4% respectivamente. Aunque el sello está dirigido a pymes la clasificación por tamaño de Informa se realiza de acuerdo con la Recomendación de la Comisión 2003/361/CE de 6 de mayo de 2003.

Si bien la innovación se asocia generalmente a empresas de creación reciente, el 33% cuenta con una antigüedad de 20 a 49 años, y únicamente un 10% tienen menos de cinco años de trayectoria. La mayoría se encuentra en la franja de entre 5 y 10 años, casi el 55 %, y solo un 2,6% supera los 50 años en el mercado.

De las 2.296 empresas innovadoras, el 51% se encuadran dentro de los sectores clasificados como tecnológicos, la mayor parte de ellos llamados Servicios de Alta tecnología o punta (suponen el 63 % de las encuadradas en este tipo de actividad). 

El 33% de las empresas calificadas como innovadoras desarrolla una actividad industrial, un 27% ofrece servicios empresariales y algo más del 20% se dedica a las comunicaciones.

Observando el reparto por comunidades, se puede apreciar que las comunidades donde se concentran más empresas innovadoras son:

  • Cataluña concentra el 22,87%
  • Madrid alcanza un porcentaje del 22,78%
  • Valencia representa el 14,94%
  • Andalucía llega hasta el 7,49%
  • Galicia se queda en un 5,75%

El resto de comunidades no llegan a representar el 5% del conjunto de empresas innovadoras calificadas con este sello.

En cuanto a las comunidades donde se concentran menos empresas innovadoras observamos:

  • Cantabria y las Islas Canarias donde no llega al 0,83%
  • Extremadura en la que suman el 1,26%
  • La Rioja con el 1,31%
  • Asturias con un porcentaje total del 1,39%
  • Islas Baleares con un 1,44%

Qué empresas pueden innovar

Sin duda son los sectores tecnológicos, como se desprende de los datos del estudio mencionado, los más proclives a ser innovadores. Pero la innovación no depende del sector de actividad de la empresa.

Cualquier negocio puede, e incluso debe, analizar las posibilidades de innovación en sus procesos y productos o servicios para mejorar su competitividad. Partiendo de un análisis de la situación del mercado y de la competencia, investigando también lo que hacen las empresas del sector en otros países, no olvidando las medidas innovadoras de otros sectores que se puedan adaptar al propio y, con algo de imaginación también, será posible para cualquier compañía emprender acciones que le permitan no perder puestos en el mercado.

Cuanto más fiables y contrastadas sean las fuentes de las que se extraiga la información mayores serán las garantías de seguir el camino correcto para implementar medidas innovadoras que realmente funcionen.