La lenta agonía de la industria catalana en las dos últimas décadas 

stop

La pérdida de peso de este sector en la región es mayor que la experimentada en Madrid, Valencia o País Vasco. El sector servicios aporta hoy diez puntos más a la economía catalana que en 1995 

Línea de montaje de Seat en Martorell

Barcelona, 11 de septiembre de 2016 (12:46 CET)

La terciarización de la economía catalana es un fenómeno del que alertan desde hace tiempo expertos y profesionales. Aunque se trata de una tendencia general en España, la pérdida de peso de la industria se ha sentido con especial fuerza en Cataluña durante las dos últimas décadas.

Así lo refleja un estudio elaborado por el Círculo de Empresarios, que cifra en 8,9 puntos porcentuales la caída del PIB industrial en el territorio en el periodo 1995-2015. Si a las puertas del siglo XXI este sector representaba el 27,1% de la riqueza en Cataluña, hoy supone el 18,2%. Todo ello ha venido acompañado de un crecimiento de diez puntos del peso del sector servicios: si en 1995 representaba el 57,3% del PIB, esta cifra asciende ahora hasta el 67,4%.

El informe señala que las actividades industriales en Cataluña han caído en 14.000 millones de euros --hasta un 37% durante la crisis económica--, recoge EFE.

En comparación con el resto de grandes comunidades autónomas en España, Cataluña es la que peor parada sale, aunque no la única. En el periodo analizado la Comunidad Valenciana se ha dejado 7,8 puntos, por los 6,8 de Madrid, los 4,8 de País Vasco y los 2 puntos que en este tiempo ha perdido Andalucía.

Madrid y País Vasco

En todos estos territorios el sector servicios ha ganado el terreno perdido por la industria, incluso en comunidades ya muy terciarizadas como Madrid (estas actividades representan ya el 77,1% de la riqueza que se genera en la región, más de ocho puntos más que hace veinte años, y la mayor tasa de todas las comunidades analizadas).

Por su parte, el País Vasco, uno de los grandes motores industriales del país, ha visto también mermada la fortaleza de sus fábricas y plantas. Del aporte del 28,7% al PIB general que hacían en 1995 se ha pasado al 24,4%, un recorte bastante menor aun así que el vivido en Cataluña. En el mismo periodo las actividades del sector servicios han crecido algo más de cuatro puntos.

 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad