La patronal del metal de Barcelona vende su sede para capitalizarse

stop

La transacción se ha cerrado por unos cuatro millones y está pendiente de un cambio de usos del inmueble por parte del ayuntamiento

El presidente de Ficosa, Josep Maria Pujol | ED

17 de octubre de 2014 (19:33 CET)

La patronal del metal de Barcelona, Unió Patronal Metal·lúrgica (UPM), ha conseguido finalmente vender su sede. Tras varios meses de negociación, la organización presidida por Josep Maria Pujol (Ficosa) ha encontrado a un promotor inmobiliario que está dispuesto a pagar unos cuatro millones de euros para quedarse con el edificio situado en el número dos de la calle Joan Anselm Clavé de Barcelona, en el barrio Gótico.

El ayuntamiento de la capital catalana desempeña un papel clave para que la transacción llegue a buen puerto. Por el momento, los propietarios del inmueble han firmado un contrato de arras que se concretará en junio de 2015. Se espera que en los próximos ocho meses el consistorio apruebe un cambio de usos del solar para que el nuevo propietario pueda construir viviendas. La modificación va por el buen camino, indican fuentes municipales.

Reparto de propiedad


UPM tiene el 40% del capital de la sociedad que se constituyó en su día para adquirir el inmueble, Mitsa. Otro 40% está en manos del Centre d'Estudis i Assessorament Metal·lúrgic (CEAM), una asociación sin ánimo de lucro que asesora a las empresas del sector en competitividad industrial; y el 20% restante se lo reparten varias empresas del sector que invirtieron en el inmueble.

Todos ellos han dado el visto bueno a la operación. Acordaron que era la única alternativa posible por el estado actual en el que se encuentra la sede. El auditorio está inhabilitado y el sótano sufre de humedades, entre otros problemas. El edificio necesita trabajos de rehabilitación “importantes” para continuar con su actividad habitual, pero los propietarios no disponen de suficientes recursos para sufragar las obras. Por ello optaron por la venta.

Aún no se ha acordado cuál será la futura sede de la UPM. La patronal aún tiene tiempo para planificar el traslado de su plantilla.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad