El presidente de Nissan Europa, Gianluca de Ficchy, y el consejero delegado de Nissan Motor Iberica, Genís Alonso, en una rueda de prensa. Foto: Efe/Alejandro Garcia

La plantilla lleva a Nissan a los tribunales por la huelga

stop

El comité de empresa presenta una demanda por vulneración del derecho de huelga y pide que no se acepte el nuevo ERTE por causa de fuerza mayor

Carles Huguet

Economía Digital

El presidente de Nissan Europa, Gianluca de Ficchy, y el consejero delegado de Nissan Motor Iberica, Genís Alonso, en una rueda de prensa. Foto: Efe/Alejandro Garcia

Barcelona, 13 de mayo de 2020 (13:57 CET)

El culebrón de Nissan se traslada ahora a los juzgados. Después de que una huelga en la fábrica de componentes de Montcada paralizase la planta de Barcelona, la empresa decidió aplicar un segundo ERTE a los trabajadores alegando el coronavirus como causa de fuerza mayor. Inmediatamente el comité de empresa se levantó en armas, tildó el recorte de plantilla de ilegal al estar motivado por la protesta y presentó una demanda por vulnerar el derecho a la huelga.

Los sindicatos de la instalación de la Zona Franca (Barcelona) explicaron este martes a la plantilla que habían presentado una demanda “por vulneración del derecho a la huelga”.​ Según su interpretación, el expediente de regulación de empleo (ERTE) trata de sortear el derecho al paro de los trabajadores del centro de Montcada y no tiene nada que ver con la Covid-19.

Por ello, el comité de empresa también presentó un recurso ante Inspección de Trabajo y el SEPE para que el recorte de plantilla no sea aceptado ya que no existe la causa de fuerza mayor reclamada por Nissan Motor Ibérica, la filial española del gigante japonés.

Ante el órdago de la compañía, este martes se sumaron a la huelga alrededor de 20 personas empleadas en la fábrica de Sant Andreu (Barcelona) que debían elaborar componentes para suspensiones imprescindibles para la planta de Nissan en Sunderland y varios centros de Renault en Francia.

La plantilla responde con virulencia al segundo ERTE de la firma, presentado después de que la plantilla se negase a volver al trabajo tras cerrar la fábrica por el coronavirus para fabricar solamente 1.700 pick up para Mercedes. Tras terminar el pedido de la marca alemana, los responsables de la instalación pretendían volver a cerrarla hasta nuevo aviso.

Pesimismo ante el futuro de Nissan Barcelona

Al 27% de su capacidad desde hace meses, los empleados pidieron un plan de futuro antes de regresar, a lo que la compañía viene negándose emplazando a “antes de las vacaciones” para tomar una decisión sobre el futuro de la planta, que parece encaminarse hacia el cierre.

Ante la falta de certidumbre, la plantilla convocó una huelga indefinida para el 4 de mayo, el día en el que estaba previsto que se reanudase la actividad en la instalación barcelonesa. Si en un primer momento la protesta se hacía extensiva a las 3.500 personas repartidas entre la Zona Franca y sus satélites, Sant Andreu Montcada, al final solo fue secundada por los trabajadores de Montcada en una estrategia de los sindicatos para paralizar la producción con el menor daño económico para ellos

La fábrica de Nissan en la Zona Franca se encamina hacia una muerte anunciada al operar solo al 27% de su capacidad. Las cifras entre enero y marzo presentadas a finales de abril revelan una caída del 38% respecto al mismo trimestre del año anterior.  Por ello, la plantilla espera una decisión que el presidente de Nissan Europa, Gianluca De Ficchy, aseguró que llegaría antes del verano. Y con el oscuro horizonte que se vislumbra, los trabajadores no quieren cumplir con un pedido de pick up de Mercedes y luego volver a casa hasta nuevo aviso.

 

 


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad