Las empresas buscan una financiación alternativa a los bancos con el 'crowdlending'

stop

El sistema opcional a los créditos bancarios surge como una opción de inversión cada vez más interesante, y que permite a las pymes conseguir nuevas vías para obtener recursos

El crowdlending brinda una nueva forma de financiación a las empresas.

Barcelona, 27 de marzo de 2016 (13:33 CET)

Diversificación es la palabra clave. Cualquier empresario respondería que distribuir sus productos, clientes y proveedores es ideal para evitar situaciones de riesgo. Y también debería suceder lo mismo con la financiación. Pero tener líneas de crédito con tres o cuatro bancos no es suficiente. La crisis ha dado una buena lección de ello.

Sandra Font, Responsable de Financiación Internacional y Alternativa de la agencia Acció, recuerda que tras la crisis financiera de 2007 y 2008, todos los bancos redujeron el crédito: "en España, en 2009 había 65 bancos y cajas, y en 2013 sólo quedaban 16. ¿Qué ocurrió con las pólizas de crédito para, por ejemplo, un empresario que tenía tres pólizas en tres bancos distintos que se fusionaron? De hoy para mañana, sus pólizas quedaron reducidas, drásticamente, a un tercio".

España sigue siendo un país "fuertemente bancarizado", y por ello, cuando se piensa en financiación, sólo se recuerda a la financiación bancaria.

Según Font, en una entrevista con HelpMyCash.com, dijo que hay que fijarse en las acciones de los países económicamente más avanzados, que son "complementar la financiación bancaria con financiación alternativa". En el caso de las pymes de Estados Unidos y Reino Unido, la cuota de financiación alternativa supera el 70%. En Francia y Alemania está cerca del 50%. "Pero en España no llega al 10%".

Tener financiación por otra vías

La financiación alternativa es la que llega fuera de las vías bancarias. Los términos que la describen son crowdlending, invoice trading, crowdequity, business Angels, private equity, venture capital, etc. El crowdlending, apunta a ser un gran complemento a la financiación bancaria. Su mecánica es similar a la búsqueda de fondos de cantantes o artistas para sacar adelante un proyecto, pero tiene pasos más complejos.

"Se trata de poner en contacto muchos inversores, tanto particulares como profesionales, con pymes o personas que necesiten un préstamo, y todo ello de manera ágil a través de una plataforma online", dice Font. De ahí que estas nuevas herramientas se denominen Fintech, por "fin" de financiación y "tech" de tecnología.

Para los inversores tiene muchas ventajas: es un nuevo activo financiero donde colocar su dinero, con rentabilidad correcta, riesgo moderado e independiente de los mercados y, les da la posibilidad de invertir en economía real, en aquellas empresas que están creando puestos de trabajo para su país.

Ventajas para las pymes

Para las empresas pequeñas y medianas, una de las mayores ventajas es la transparencia, porque este sistema permite conocer todas las condiciones relativas al préstamo, como el tipo de interés, las comisiones, la cantidad máxima a la que se puede acceder, la documentación a presentar, y si es necesario un aval, etc. Y sin letra pequeña.

También la rapidez con la que se formalizan los préstamos. Esta es una de las ventajas más atractivas que ofrecen las plataformas de crowdlending con respecto a los bancos. Normalmente en 1 o 2 días se sabe si una solicitud de préstamo ha sido aprobada por la plataforma, y éste será completamente financiado por los diferentes inversores en un plazo medio de 15 días.

Tampoco hay venta cruzada. La mayoría de las pymes, cuando van al banco a buscar financiación, entran pidiendo un crédito y salen con el crédito, pero también con un seguro de vida, un plan de pensiones para sus directivos… Obviamente, esto encarece la financiación, aunque inicialmente parezca que el crédito bancario sea a un tipo de interés nominal menor. Las plataformas de crowdlending sólo venden préstamos y nada más.

Elegir la mejor plataforma

Para poder decidirse por la mejor plataforma, hay que ver que cuenten con estos parámetros:

- Un buen equipo. Que determinará que se financien empresas con alta probabilidad de devolución de los préstamos. El equipo tecnológico debe encargarse de garantizar agilidad, rapidez y seguridad de los datos. El de inversión debe conseguir captar inversores para tener músculo financiero, y el equipo comercial debe atraer buenas pymes para que utilicen el crowdlending.  

- Volumen de operaciones. En la web deben verse las operaciones que se han firmado hasta ahora. Esto dará una idea del músculo financiero que tiene la empresa y de cuántas empresas han confiado ya en esta plataforma.

- Nivel de impagados y recobro. Si el volumen se ha conseguido a costa de impagados, tampoco es bueno. Es inevitable que, tarde o temprano, se produzcan impagados, pero la tasa debe ser pequeña y la plataforma, si es de las mejores, debe tener cubierto el servicio de recobro. Por tanto, nivel de impagados bajo y servicio de recobro.

- Homologación por la CNMV y acreditación. La ley del crowdfunding en España se aprobó en abril de 2015. Actualmente, las plataformas están en proceso de homologación. Cuando haya terminado el proceso, la plataforma que esté homologada se encontrará bajo la supervisión de la CNMV y del Banco de España.

Además, en el caso de Cataluña las plataformas de crowdlending de más calidad han sido acreditadas por Acció. Esta agencia realiza controles continuos para asegurarse de que cumplen los requisitos exigidos para conseguir la acreditación, lo que brinda una seguridad extra. Como ejemplo de plataformas de crowdlending acreditadas se encuentran Loanbook y Arboribus, que ya han aprobado préstamos a pymes por un total de 7,8 millones y 5,7 millones de euros respectivamente.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad