Los empleados de Ficosa apelan a Sony para reducir los despidos en Viladecavalls

stop

INDUSTRIA

07 de noviembre de 2012 (19:39 CET)

La plantilla de Ficosa Electronics ha instado a Sony a reeditar parte de los contratos de producción en Viladecavalls (Barcelona) que vencen el próximo 31 de diciembre. La cúpula de la compañía de componentes de la automoción, encabezada por la familia Pujol, no ha encontrado nuevos negocios para cubrir la marcha de Sony y ya ha anunciado que tiene que eliminar 249 empleos en 2013 para que le salgan las cuentas.

El comité de empresa empezará a negociar el 19 de noviembre el expediente de regulación de empleo (ERE) que aplicarán los Pujol. Son conscientes de que Ficosa no puede resolver en dos meses una situación a la que no ha podido dar la vuelta en dos años, por ello apelan a “la responsabilidad social de Sony” para intentar reducir el número de afectados por la medida, en palabras del representante de CCOO en el comité de empresa, Ivan Ramos.

Bajas voluntarias


La afectación del ERE se negociará a lo largo de dos meses, un calendario que permitirá que el 1 de enero de 2013 la plantilla de Ficosa Electronics ya sea un reflejo de la realidad productiva de la sociedad, según informan desde el entorno de la familia Pujol. Por el momento, los representantes de los trabajadores ya cuentan con unas 100 bajas voluntarias que reducirían la lista de afectados a 349 personas.

Todas ellas, saldrán de la compañía con las mismas con las condiciones que se pactaron en el marco del acuerdo de transmisión entre Sony y Ficosa, que se ha usado de ejemplo en cada deslocalización que se ha hecho en Catalunya desde 2008. Es decir, tendrán una indemnización pre reforma laboral: 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades. A lo largo del período de consultas, la cúpula de Ficosa y los empleados intentarán llegar a un acuerdo sobre cláusulas de retorno y un plan de acompañamiento social.

Cuando Sony abandonó la planta de Viladecavalls se incorporaron a Ficosa Electronics 725 trabajadores. Desde entonces, unos 50 empleados han dejado la compañía a través de bajas incentivadas y han sufrido varias regulaciones temporales, igual que el resto de sociedades que forman parte del grupo Ficosa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad