Oficinas de Unipost. ED/archivo

Los Raventós tiran la toalla: Unipost, a la venta

stop

La compañía de servicios postales presenta un ERE para la totalidad de la plantilla mientras el administrador concursal pone a la venta la unidad productiva

Barcelona, 11 de octubre de 2017 (15:00 CET)

Unipost sale al mercado. En concurso de acreedores desde el pasado mes de julio, la compañía de servicios postales se pone ahora a la venta. A pesar de los intentos de la familia Raventós por continuar con la actividad, “la grave situación económica” desbarató cualquier viabilidad. Así, la empresa espera ahora el rescate de otra “firma del sector o de un fondo de inversión”.

El administrador concursal, Jaujas Legal, asegura que existen “varios operadores interesados en la adquisición de la empresa”. No obstante, la firma ya estuvo en el escaparate en otras ocasiones y jamás encontró comprador. A precio de saldo, el resultado podría ser diferente en esta ocasión.

El operador catalán también presenta este miércoles un ERE para la totalidad de la plantilla: 2.200 trabajadores repartidos por toda España. “De consumarse la venta, gran parte de los empleados podrían verse desafectados y mantener su puesto de trabajo”, clarifican las mismas fuentes.

El despido colectivo es habitual en concursos de acreedores que acaban con una transacción y nuevos propietarios. Ahora, las compañías interesadas tendrán la posibilidad de escoger el volumen de trabajadores que quieren mantener

Desde Comisiones Obreras lamentan que el ajuste sólo contribuirá al “desmantelamiento” de una sociedad a la que ya le falta capilaridad en ciertos puntos del territorio, donde tiene que contratar a su competidor, Correos, para que realice los envíos.

Unipost: el enésimo ERE desde 2011

Será el recorte definitivo a una plantilla que sufre ajustes desde hace siete años. En el año 2011, el primero en presentar pérdidas, Unipost presentó un ERTE, pero el tiro le salió por la culata: tuvo que afrontar un aumento salarial general y los costes subieron 1,29 millones de euros, según los datos a los que ha tenido acceso Economía Digital. Un año después, un segundo ajuste redujo la jornada de 1.972 personas en un 25%.

En 2013 llegó el tercer recorte laboral, este para la totalidad de la plantilla. Unipost practicó otra reducción de jornada y una rebaja del sueldo. Sin embargo, no pudo aplicar los 250 despidos que planteaba de inicio. Para no perder la costumbre, 2014 sumó el enésimo ERTE al currículum de Pablo Raventós, consejero delegado de la firma. Así, la plantilla se redujo el 11% entre 2012 y el fin de 2016.

Las deudas de Unipost

La empresa de servicios postales se declaró en concurso de acreedores el pasado 12 de julio por insolvencia con unas deudas ligeramente superiores a los 47 millones. Como ya explicó este medio, en el pasivo destaca un déficit de 11,9 millones con la Agencia Tributaria y otro de 2,65 con la Seguridad Social.

Además, también arrastra un pasivo de 8,2 millones de euros con los bancos y de 7,1 millones con proveedores. El saldo negativo con la plantilla alcanza los 6,3 millones de euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad