Una furgoneta de Unipost rodeada por operarios de la Guardia Civil. EFE

Los restos de Unipost valen 16 millones de euros

stop

El administrador concursal augura que la liquidación de Unipost acabará en septiembre, siempre que no existan impugnaciones

Barcelona, 23 de marzo de 2018 (18:49 CET)

Los pedazos de Unipost ya tienen precio. En concurso de acreedores desde julio, la compañía de servicios postales entró en fase de liquidación a mediados de febrero. Ahora, el administrador concursal presenta el plan para trocear la empresa y poner sus partes en el mercado: una quincena de lotes con un valor total de 16,05 millones de euros para pagar a los acreedores.

Se espera que el juzgado de lo mercantil número 7 de Barcelona apruebe el plan en las próximas semanas, siempre que la familia Raventós –los propietarios— no impugnen la propuesta. De no hacerlo, se abre un periodo de dos meses para representar ofertas, un mes para adjudicar cada lote a la mejor oferta y otros dos meses para la adjudicación definitivo o la dación en pago.

Así, el despacho Jausas Legal califica como el mayor activo de la compañía postal a la nave que posee en L’Hospitalet (Barcelona), con un valor de 8,3 millones de euros a pesar de que arrastra una carga de 5,1 millones con las administraciones. El otro polígono, en Zaragoza, queda valorado en 583.400 euros.

Además, también pone a disposición de los inversores cuatro máquinas de clasificación de sobres –dos en Barcelona y dos en Madrid--. Las catalanas tienen un precio de 951.752 euros y las madrileñas de 677.752 euros.

A pesar de los 16 millones, Unipost no podrá pagar todas las deudas: cayó al concurso con 50 millones de deuda

De menor valor son los lotes 7-14. Oscilan entre los 443.399 euros de las fianzas de locales arrendados hasta los 6.500 euros del utillaje. A medio camino entre ambas están la maquinaria de transporte de almacén (30.276 euros), y los utensilios de franqueo (42.877 euros). También hay mobiliario de oficinas (108.562 euros), ordenadores (87.572 euros) y motos y furgonetas (129.829 euros).

En el activo de la compañía también las deudas que arrastran con Unipost los clientes. Ascienden a un valor de 9,92 millones de euros y llegan de la mano de 342.353 euros en la tesorería de la empresa.

A pesar de los 16 millones que la administración concursal aspira a recaudar, la sociedad no podrá pagar a la totalidad de sus acreedores. Con 50 millones de pasivo en la mochila, las cifras con las que cayó al concurso, abonará sus deudas según la calificación y la prioridad de pago.

Un ERE para toda la plantilla

En paralelo a la liquidación, Unipost también tiene un marcha un expediente de regulación de empleo para todos los trabajadores. Ejecutado por fases, desde enero ha despedido al 70% de la plantilla. A comienzos de semana echó a 499 personas y cerró 17 centros repartidos por la Península Ibérica.

Todavía tiene otras dos fases por delante para el fin de la actividad. La quinta fase se ejecutará a mediados de abril para 550 personas y a finales de ese mismo mes se abrirá la sexta fase para los empleados que todavía resten. No obstante, no se descarta que en mayo permanezca algún otro trabajador necesario para tareas administrativas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad