Los sabios de la sanidad catalana se organizan para fiscalizar a Comín

stop

Nace el Cercle de Salut, que preside el doctor Miquel Bruguera, para defender el actual modelo sanitario basado en la colaboración público-privada

Josep Maria Casas

De izquierda a derecha, David Elvira, Lluís Bohigas, el consejero Toni Comín, Miquel Bruguera y Olga Pané, cuando presentaron el Cercle de Salut a los responsables de la santidad catalana. / @cdsalut
De izquierda a derecha, David Elvira, Lluís Bohigas, el consejero Toni Comín, Miquel Bruguera y Olga Pané, cuando presentaron el Cercle de Salut a los responsables de la santidad catalana. / @cdsalut

Barcelona, 24 de enero de 2017 (19:00 CET)

Un comité de sabios vigilará al consejero catalán de sanidad, Toni Comín (ERC). Este martes se constituye formalmente el Cercle de Salut, una asociación de eminentes profesionales, que presidirá el doctor Miquel Bruguera, para defender la vigencia del actual sistema sanitario basado en la colaboración del sector público y el privado. En su manifiesto, advierten de las nefastas consecuencias de los recortes, como los que llevó a cabo el exconsejero Boi Ruiz (CiU), o de las actuales desprivatizaciones que impulsa Comín, aunque sin mencionar los nombres de los dos últimos titulares de la sanidad catalana.  

Bruguera explica que han tomado como modelo el Círculo de Economía, aunque no pretenden ser un lobby, sino un "espacio de reflexión" de profesionales de la sanidad del que salgan propuestas para beneficiar a los ciudadanos. Bruguera es un eminente hepatólogo del Hospital Clínic, ya jubilado, que durante 16 años presidió el Colegio de Médicos de Barcelona (1994-2010).  

En el núcleo fundacional del Cercle de Salut también figuran Lluís Bohigas, ex director general del Ministerio de Sanidad en el último gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE); Olga Pané, gerente del Parc de Salut Mar; Manuel del Castillo, gerente del Hospital Sant Joan de Déu; Marc Soler, director corporativo del Colegio de Médicos de Barcelona; Josep Fusté, directivo de la patronal La Unió; Francesc García Cuyàs, director de la Fundación Ticsalut; y el abogado Francesc José María, exdirector del Instituto Catalán de Salud.

Reprimenda al consejero de Salud

El manifiesto del Cercle de Salud es durísimo con las políticas del consejero Comín. Sin mencionar su nombre ni sus últimas polémicas, pone el foco en la colaboración público-privada. Por tanto, los profesionales que han firmado la declaración fundacional del Cercle no comparten la decisión de Comín de expulsar centros privados, como el Hospital General de Cataluña o la Clínica del Vallès, de la red pública.  

Entre los 50 firmantes del manifiesto se encuentran reputados doctores, como el investigador Bonaventura Clotet, presidente de la Fundación de lucha contra el sida; economistas, como Guillem López Casanovas; o políticos como la ex consejera de sanidad Marina Geli (PSC) o el expresidente del parlamento catalán, Ernest Benach (ERC). Curiosamente, estos dos últimos están en la órbita de ERC, el actual partido del consejero Comín.

En el manifiesto se constata que, en los últimos tiempos, "se han multiplicado las críticas al modelo basadas frecuentemente en un cierto apriorismo ideológico muy poco fundamentado en datos. Las acusaciones de privatización de la sanidad enmascaran los problemas reales que en buena parte son la consecuencia de una infradotación que supone una disminución de las inversiones y de las retribuciones de los profesionales sanitarios".  

El manifiesto subraya que la valoración que hacen los ciudadanos no se basa en la titularidad de los centros asistenciales, en si son públicos o privados, sino en la calidad de los servicios que reciben. El doctor Bruguera insiste en que defienden el actual modelo de carácter público y cobertura universal, pero que ello no impide que empresas privadas o concertadas presten los servicios.

Un instrumento "aséptico"

Bruguera asegura que el Cercle de Salut será un "instrumento aséptico", sin orientaciones políticas, que ofrecerá la visión de reputados profesionales sobre como se debe gestionar la sanidad. Sobre el consejero Comín, Bruguera reconoce que no le "agrada" la expulsión de centros privados de la red pública ni la ideologización de la gestión sanitaria. "El consejero no se esconde [de su ideología], lo respeto, pero nosotros no hacemos apriorismos", señala el doctor.

Las decisiones de Comín han recibido críticas desde Junts pel sí, el grupo parlamentario que apoya al gobierno de Carles Puigdemont; desde los sindicatos, la patronal y, ahora, desde una nueva asociación de profesionales de la sanidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad