Los sindicatos de Panrico plantean prejubilaciones para evitar el cierre de Santa Perpètua

stop

Los directivos del grupo de alimentación no mueven una coma de su plan inicial para equiparar las condiciones de toda la plantilla del Vallès Occidental con el resto de centros de producción

Panrico en Santa Perpètua de Mogoda (BCN)

10 de enero de 2012 (20:13 CET)

En un último intento de salvar los 464 empleos de la factoría de Panrico de Santa Perpètua de Mogoda, el comité de empresa de la factoría ha presentado a la Generalitat un plan de prejubilaciones que afecta a 45 personas. “Según los cálculos que hemos hecho, el ahorro que se conseguiría es equiparable a la eliminación de todos los siete complementos salariales que tiene la plantilla”, explica el representante de los sindicalistas, Pedro Izquierdo, a Economía Digital.

El comité, en el que CCOO tiene mayoría, presentó esta propuesta el lunes al director general de Relaciones Laborales, Ramon Bonastre. Pero fuentes cercanas a la cúpula de Panrico aseguran que los directivos no mueven una coma de su plan inicial: equiparar las condiciones laborales de la plantilla del Vallès Occidental con el resto de centros de producción del país. Comentan que el plan de prejubilaciones no solventa el problema real de la fábrica catalana, las siete mochilas que disparan el coste por trabajador.

De hecho, en algunos casos la desaparición de los complementos reduce la retribución mensual de varios empleados a más de la mitad. O lo que es lo mismo, supera los 1.000 euros mensuales por persona. Izquierdo defiende la iniciativa “porque los 45 trabajadores que se verían afectados por las prejubilaciones también son los que tienen las retribuciones más altas”.

“Si la empresa realmente quiere mantener abierta la factoría aceptaría el plan”. En este sentido, los empleados de Santa Perpètua aseguran que desde el primer momento la dirección encabezada por Joan Casaponsa se ha negado a negociar y se ha mostrado inflexible en cambiar la hoja de ruta inicial. Una actitud que también denuncian los portavoces del comité intercentros, que engloba a todos los empleados de Panrico en Catalunya y está controlado por UGT.

Ultimátum el viernes


Este miércoles los representantes del comité intercentros están convocados en la Generalitat para hablar sobre las posibilidades de mantener las negociaciones abiertas y llegar a un acuerdo con la dirección de Panrico antes del viernes. Casaponsa también se mantiene inflexible en el deadline para pactar con los sindicatos: el 13 de enero. Una semana más tarde del calendario de reuniones acordado en primera instancia.

Si entonces no han dado el visto bueno a un documento de consenso, presentarán un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en el Ministerio de Trabajo para cerrar la factoría catalana. La dirección justifica la postura rígida por las dificultades económicas de Panrico, que arrastra una deuda de casi 200 millones de euros tras pactar en diciembre la tercera refinanciación del grupo.

Los sindicalistas ya han anunciado huelgas y movilizaciones si finalmente se presenta el ERE. Esperan que el viernes tenga lugar un último encuentro a tres bandas en del Departament de Treball entre los directivos de Panrico, el comité intercentros y los representantes de los trabajadores de Santa Perpètua de Mogoda. Por el momento, la reunión no se ha convocado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad