Mas premia a una eléctrica que incita a la secesión

stop

Factor Energía sorprende al sector al recibir la misma valoración que Gas Natural y Endesa para abastecer al gobierno catalán los próximos cuatro años

Artur Mas en la Generalitat

15 de agosto de 2014 (19:32 CET)

El gobierno catalán ha adjudicado este verano uno de los contratos más elevados del año: subministrar energía a la Generalitat (consejerías y empresas públicas) los próximos cuatro años por 721,14 millones de euros. Entre las elegidas para cumplir con el servicio se encuentra la eléctrica que ha sido acusada de incitar a la secesión, Factor Energía.

Su inclusión en el proceso ha sido tachada de premio por su proximidad con las tesis independentistas. Concurre junto a grandes grupos como Endesa o Gas Natural.

Adjudicación directa

El método elegido por el presidente, Artur Mas, para sacar a concurso público la energía catalana ha levantado polvareda en el sector. El Ejecutivo ha dividido los servicios en 10 lotes y ha elegido entre dos y cuatro compañías en cada uno de ellos capaces de ofrecer el servicio. La adjudicación final se hará de forma directa por parte del gobierno. Se firmarán contratos con un año de vigencia que se podrán prorrogar otros tres.

Ya ha habido quejas en el sector por la discrecionalidad de la medida y porque, en la práctica, quien rubrique el primer contrato se quedará con el servicio durante cuatro años. Las compañías se quejan de la falta de transparencia y concurrencia pública de la medida, aunque lo hacen con cautela. Aún no se ha adjudicado oficialmente ningún contrato.

Eléctrica de pymes

La aparición de Factor Energía entre las concurrentes ha sorprendido. La eléctrica dirigida por Emili Rousaud --la familia ostenta el 35% del capital y el 65% restante está en manos del fondo JZ International-- tiene una cuota de mercado del 3% y opera básicamente con pymes.

La cúpula ha lanzado un plan de expansión en el que intenta ganar peso en el sector doméstico. Ha sido con la campaña de comunicación aprobada que ha recibido la etiqueta de independentista.

¿Mensaje subliminal?

La compañía se apresuró a negar la acusación. Indicó que los eslóganes lanzados --No queremos hipotecar el futuro de nuestros hijos; ni que ganen los de siempre; ahora puedes elegir seguir igual o romper con los de siempre-- se centraban exclusivamente en criticar a las eléctricas tradicionales y no escondía ningún mensaje político subliminal. Pero sus declaraciones no han sido suficientes para apaciguar la polémica.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad