Mercadona, en la cola de donaciones de alimentos

stop

La empresa líder en distribución entregó 15.400 kilos de comida en 2011 frente a los 390.000 de Consum o los 2,5 millones de Carrefour

El presidente de Mercadona, Juan Roig

13 de agosto de 2012 (21:12 CET)

La empresa con mayor facturación en España, por encima de Inditex o de El Corte Inglés (17.831 millones de euros en 2011 y 474 millones de beneficios), caso de éxito estudiado en la Universidad de Harvard y con su dueño, Juan Roig, en el ránking de los hombres más ricos del mundo, tiene un aspecto poco publicitado: su modesta aportación a los bancos de alimentos y a las familias necesitadas.

Mercadona apenas donó 15.000 kilos de comida el año pasado al banco de alimentos, una cantidad irrisoria comparada con compañías de menor facturación: Consum, que aportó 390.000 kilos, o Carrefour con 2,5 millones.

Las críticas entre los trabajadores por la gestión de los productos que están a punto de caducar no son novedad. Antes de ingresar en Mercadona, los empleados deben firmar una cláusula en su contrato en la que queda terminantemente prohibido llevarse algún producto que la empresa haya decidido echar a la basura por la cercanía a la fecha de caducidad. “Es motivo de despido fulminante”, según los trabajadores.

Puertas adentro

Tampoco se suele echar la comida en los contenedores externos donde en el resto de supermercados se acumulan decenas de personas necesitadas que aprovechan los productos aún en buen estado. La operación se hace puertas adentro. La estricta política, que la empresa dice haber fijado para evitar problemas de salud pública, es interpretada en algunos ámbitos internos y externos como una falta de sensibilidad social.

“Cada día se tira mucha comida. Y la mayoría es comestible la mañana siguiente o dos días después. A los trabajadores nos da lástima, pero no podemos hacer nada. Un camión se la lleva para destruirla y nadie, ni de afuera ni de adentro, puede aprovecharla”, explica un trabajador de la cadena.

Sin mención

La empresa, que paga a sus empleados un sueldo superior al del resto de la competencia, que innova constantemente y que mejora el resultado económico año tras año, sin embargo, no destaca la donación de alimentos como una labor social en su memoria de 2011. Sólo en referencia a las ayudas a Lorca, tras el terremoto, asegura que Mercadona procura dar respuesta “en situaciones excepcionales”.

La postura no es aislada. El 80% de los supermercados no coopera con ONG ni bancos de alimentos, según la última encuesta del Ministerio de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente.

Bajo el lema de “Cultura y Esfuerzo”, la compañía sí destaca su cooperación para crear la Escuela de Empresarios, en Valencia, la categoría Emprendedor a los premios Jaume I, sus programas de integración laboral de discapacitados o de reducción del consumo de recursos naturales. Pero de las donaciones de alimentos, ni una palabra.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad