Motorola, Nokia, Blackberry...¿Será Apple el próximo en caer?

stop

La multinacional está en el punto de mira: la acción ha perdido el 40% en 10 meses

Philip Schiller, vicepresidente de Apple, presenta el iPhone 5.

30 de junio de 2013 (20:18 CET)

Desde la creación del primer teléfono móvil del mundo, el DinaTAC, lanzado en 1983, y hasta finales de la década de los noventa, el liderazgo de la telefonía móvil siempre estuvo en manos de Motorola, que llegó a controlar más del 50% del mercado mundial.

Pero la suerte de la compañía cambió de forma repentina cuando comenzó a exigir a sus distribuidores exclusividad absoluta. Entonces, la red comercial abandonó de forma progresiva la compañía que, para recuperar terreno, tomó decisiones equivocadas como la apuesta de un teléfono móvil satelital (Iridium) que nunca dio los frutos esperados.

Antecedentes

Su lugar fue ocupado por Nokia, que mantuvo el liderazgo del mercado de los móviles durante buena parte de la década pasada. En 2003 tocó techo con un 33% de la participación del mercado mundial pero los teléfonos inteligentes de Blackberry, con su incorporación de correo electrónico y sistema de mensajería instantánea, diluyeron el encanto de la multinacional finlandesa. Hoy Nokia sólo es competitiva en los teléfonos con escasa funcionalidad.

Blackberry, con un crecimiento sin precedentes en el mercado de hombres de negocio, dejó de lado a los adolescentes y los mercados emergentes que funcionan con método prepago. Creó una red de mensajería robusta pero cerrada. En dos años, pasó de la cabecera a la cola y ahora lucha por encontrar espacio que ya no encuentra.

Las alarmas

Las grandes innovaciones de usabilidad e interfaces intuitivas catapultaron al teléfono ideado por Steve Jobs. Pero Apple ya no hace anuncios rompedores, sino que se ha acomodado en las mejoras dentro de los conceptos ya creados. En un año, su participación de mercado se redujo del 23% al 17%, según las últimas cifras de la consultora de mercado IDC.

Los accionistas comienzan a dudar de la compañía desde que el año pasado Jeffrey Gundlach, consejero delegado de DoubleLine Capital --a quien se le atribuye de avizorar los puntos de inflexión de los valores-- dijo que apostaría “a corto” por la empresa.

Países emergentes

Desde los 700 dólares de septiembre hasta los 397 dólares del viernes pasado, Apple ha perdido el 40% de su valor en bolsa. Aunque para el alivio de los accionistas, Gundlach declara ahora que no es tan pesimista sobre el futuro de la firma.

Apple pierde fuerza en los segmentos jóvenes, en las clases medias y populares y, en especial, en los países emergentes donde en su momento también desfallecieron Motorola, Nokia y Blackberry. Tim Cook, actual piloto de la empresa, asegura que la salud corporativa está más robusta que nunca. Pero otro venerado en Estados Unidos, el autor Jim Collins, tiene un mensaje para él: “Por lo general, las empresas líderes no se dan cuenta de su caída. Hasta que se estrellan”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad